El diagnóstico es contundente: "cabello sin cuerpo, el peinado no dura y tiende a pegarse al rostro", señala la especialista Claudia di Paolo. Es hora de los voluminizadores: desde hebras microscópicas de queratina con carga electrostática que se adhieren a la fibra capilar a sprays que dan cuerpo de forma natural. Incluso el champú en seco puede 'engordar' un cabello pobre.

El proceso para lograr un volumen espectacular es sencillo: "secamos el exceso de agua con una toalla, aplicamos el producto y secamos con secador", explica Chema Martínez, director artístico de Carche Peluqueros.

Hay que tener en cuenta que, con la edad, el cabello tiende a afinarse, pero si se produce un adelgazamiento abrupto sin motivo habrá que recurrir a productos específicos con péptidos fortalecedores que le devuelvan la vitalidad y eviten su rotura. En el caso de que el pelo ya esté dañado puedes recurrir a tratamientos específicos para recuperar la energía de tu pelo.