El pepino es una hortaliza que nos ayuda a eliminar toxinas por su alto contenido en agua. Contiene la mayoría de vitaminas necesarias en una dieta equilibrada, incluidas las del grupo A, B y C, dando energía y protegiendo el sistema inmunológico. Es rico en fósforo, potasio y magnesio y tiene un alto contenido en fibra, lo que favorece la digestión y el transito intestinal.

El pepino también está recomendado para dietas de pérdida de peso. Con muy pocas calorías (unas 40 calorías por pieza), desintoxica el cuerpo y limpia desde el interior. Es mejor consumirlo en sopa o ensaladas, y también como ingrediente para platos con mucha sal, ya que consigue balancear la dieta. Su alto porcentaje en agua nos aporta sensación de saciedad, por lo que tenemos menos sensación de hambre.

El pepino también es beneficioso para la salud del cabello, puesto que contiene sílice. Este mineral fortalece el pelo y las uñas, que crecen más fuertes y brillantes. También contribuye a la elasticidad de la piel, y por eso se utiliza en diversos cosméticos. Además, el pepino es un potente vegetal para prevenir la resaca. Comer una rodaja antes de ir a dormir repone los nutrientes esenciales perdidos durante la noche y reduce los efectos del alcohol por la mañana.