El concepto de SGNC da nombre a lo que sufren pacientes que no cumplen los criterios necesarios para ser considerados alérgicos al gluten pero que presentan síntomas digestivos o extradigestivos cuando lo consumen. Notan que cuando dejan de ingerir gluten, no tienen estos síntomas. No se les puede considerar celíacos porque no presentan anticuerpos característico de la enfermedad celíaca, ni predisposición genética ni tampoco lesión de la mucosa intestinal.

¿Cuáles son los síntomas de la sensibilidad al gluten no celíaca?

Síntomas digestivos: dolor, abultamiento abdominal, diarrea o estreñimiento. Síntomas extradigestivos: falta de concentración, cansancio, erupción cutánea, dolor de cabeza y de articulaciones, calambres musculares, depresión y anemia.

¿Y qué podemos hacer si creemos que padecemos SGNC?

Lo primero que hay que tener claro es que no está científicamente demostrado que exista esta dolencia. No se sabe si esta sensibilidad es concretamente al gluten o a otros agentes nocivos de los cereales, como por ejemplo los fructanos, el azúcar que se encuentra en el trigo.

Debes consultar a un experto médico nutricionista para que proceda a las pruebas necesarias y pueda adaptar tu dieta en función. No hay que fiarse de las clínicas de estética o parafarmacias. La leyenda de que el gluten puede ser malo para cualquier persona se ha extendido como la pólvora y no es verdad.

Conclusión: no se debe iniciar ninguna dieta de exclusión sin consultar a un médico cualificado.

Si quieres saber más sobre el gluten, te recomendamos el libro Vivir bien sin gluten de la Dra. Isabel Polanco.