Pequeñas cosas que haces (y dejas de hacer) todos los días influyen en tu organismo de forma que ese sentimiento de estar exhausta física y mentalmente se acentúe. Tomar algún complemento nutricional, como Realnima de Santiveri, puede ayudarte a que te encuentres mejor, pero lo más importante es reconocer esos malos hábitos para ponerles freno cuanto antes. Aquí tienes los cinco más comunes:

1. Te saltas tu rutina de ejercicio cuando estás cansada: Una cosa que se vuelve en tu contra. Practicar ejercicio de forma regular te ayuda a cargar de energía tu organismo, pero saltarse entrenamientos sí que acentúa la sensación de cansancio del día anterior.

2. No beber agua: Sufrir una pequeña deshidratación hace que los niveles de energía bajen hasta los mínimos. La sangre se vuelve más espesa lo que hace que tu corazón bombee de forma menos eficiente, ya que a los músculos les cuesta más recibir el oxígeno necesario para funcionar a pleno rendimiento.

3. No tomas suficiente hierro: La carencia de hierro no solo hace que te sientas más cansada, también influye en que te cueste más concentrarte y estés más irritable. El tofu y los vegetales de hoja verde serán tus mejores aliados así que incluye estos elementos en tu dieta diaria.

4. Te saltas el desayuno: Para no estar tan cansando, es mejor sacrificar 15 minutos de sueño y levantarse con tiempo para desayunar antes de empezar el día. La comida es el combustible de tu cuerpo por lo que empezar el día con un buen desayuno es fundamental para que tu metabolismo empiece a funcionar. Incluye siempre frutas, cereales y algunas proteínas, como jamón cocido o pavo.

5. Comes demasiada "comida rápida": Normalmente incluyen mucho azúcar y carbohidratos y si abusas de ello, tus niveles de azúcar estarán siempre elevados. Estos picos vienen seguidos de fuertes bajadas, lo que nos lleva a un estado de cansancio.