Con la sabiduría popular que atesoran madres y abuelas, seguro que te habrán dicho alguna vez eso de «vamos a pasear que es muy sano». Pero ahora lo que se llevan son los anglicismos, como el power walking, que vendría a ser lo mismo que el ir a dar una vuelta de todo la vida, eso sí, con brío y a conciencia: para que sea efectivo, tienes que andar con energía, movilizar los brazos, activar el abdomen y levantar ligeramente la punta del pie.

Ya te contamos que este ejercicio es un buen sustituto a las carreras si no estás metida en la burbuja runner o el deporte de impacto está contraindicado para ti. Además, son muchos los beneficios psicológicos del power walking. Te contamos por qué una caminata puede contribuir a tu bienestar mental.

 

1. Al sol, más energía. Para practicar este deporte no tienes que meterte en el gimnasio. Y he aquí una de sus mayores ventajas: podrás aprovecharte de todas las bondades que aporta la luz solar al organismo, como regular el reloj interno para que te despiertes con vitalidad y concilies el sueño al ir a dormir, o sintentizar la vitamina D, responsable de mantener la salud ósea y muscular y básica para reforzar tu inmunidad. Eso sí, intenta evitar las horas del mediodía, cuando las radiaciones ultravioleta son más intensas y tu piel podría resentirse.

 

2. Estrés y ansiedad a la baja. Aceptar y superar los estados nerviosos depende de varios factores, pero hay evidencia de que el deporte es una de las mejores decisiones que puedes tomar para que la ansiedad no se apodere de ti. No será la primera vez que lo oyes ni la última: moverse libera endorfinas, sustancias producidas en el cerebro que están relacionadas con las emociones placenteras y bloquean la sensación de dolor.

 

3. Mayor creatividad. El cuerpo se relaja, las preocupaciones se dispersan y las ideas fluyen: caminar puede ayudarte a ser más creativa. Son varios los estudios que así lo demuestran, como el que llevaron a cabo las universidades americanas de Stanford y Santa Clara con una muestra de 40 participantes. En la investigación separaron a los voluntarios en dos grupos: unos estaban sentados y otros se movían en una cinta andadora. Les pidieron a unos y otros que buscaran usos alternativos a objetos como un botón. Los resultados fueron que un 81% de las personas que participaron andando experimentaron una mayor creatividad, se mostraron más locuaces y aportaron más ideas.

 

4. Mejor vida social. Mientras que la música o el sonido ambiente son los principales acompañantes de los runners al afrontar la carrera –bien pocos habrá que troten y hablen a la vez sin perder el aliento–, el power walking es una actividad que puedes hacer en compañía e, incluso, te puede permitir conocer a gente nueva.


¿Te hemos convencido? Pues aquí tienes una playlist ideal para hacer power walking