Síntomas y causas de la infección de orina

Dolor o ardor al orinar, necesidad de orinar con frecuencia incluso inmediatamente después haber vaciado la vejiga o una orina turbia o con sangre son algunos de los síntomas de la cistitis, una infección de la vejiga o las vías urinarias inferiores causada por la bacteria E.coli. Estos microorganismos ingresan en la uretra y luego en la vejiga, y causan la infección, que también puede llegar a los riñones. Las infecciones de orina afectan especialmente a la mujer y se calcula que una de cada dos mujeres la sufrirá al menos una vez en la vida.

Además, tanto la menopausia como las relaciones sexuales pueden aumentar el riesgo de una infección urinaria. Otras de las causas son procedimientos que involucran las vías urinarias, la diabetes, el bloqueo de la vejiga o la uretra, la uretra estrecha o cualquier elemento que bloquee el flujo de orina, la pérdida del control del intestino (incontinencia intestinal), la edad avanzada o el embarazo. 

 

Claves para prevenir la infección de orina según los expertos

- Mantener a raya la higiene íntima,
- Orinar antes y después de tener relaciones sexuales
- Beber mucho líquido –evitando el alcohol y limitando el café–
- No usar ropa excesivamente ajustada

 

De entre todas las cistitis, la poscoital es la principal causa de infecciones urinarias recurrentes y afecta sobre todo a mujeres entre los 20 y 60 años. Una investigación realizada en los hospitales Quirón y General Universitario de Valencia comprobó que tras un tratamiento de tres a seis meses con un complemento alimenticio de arándano rojo, de dispensación farmacéutica, se conseguía reducir de forma significativa las infecciones sintomáticas.