Crear tu propio huerto de hierbas en casa es más sencillo de lo que parece ya que puedes mantenerlo perfectamente en el patio o en una repisa de ventana luminosa. Y resulta una actividad muy entretenida para realizar con niños.

Después de elegir el lugar, lo siguiente es asegurarse de que el macetero tenga agujeros de drenaje para que las hierbas no acaben empapadas de agua y se pudran sus raíces. Y recuerda que las hierbas necesitan espacio para crecer. Si plantas diferentes hierbas en un mismo macetero, lo mejor es dejar un espacio de unos 8-10 centímetros entre planta y planta para que tengan su propio espacio para crecer de forma saludable. Utiliza un fertilizante rico en nutrientes para mejorar la calidad de las hojas. Mézclalo directamente con la tierra que vayas a utilizar para plantar las semillas y listo. Añade más fertilizante una vez al mes para que el nivel de nutrientes se mantenga.

Perejil, romero, albahaca, hierbabuena, tomillo, cilantro... Todas son hierbas muy comunes que crecen en casi cualquier parte así que no tendrías problemas para sacarlas adelante. Riega tu huerto todos los días durante la primera semana y, después de ese tiempo, un par de veces por semana. Pódalas cuando alcancen unos 15 centímetros de alto para que sigan creciendo de forma sana. Y si te animas, del huerto de hierbas al huerto de vegetales hay un paso. Un libro como Tu huerto ecológico en casa de Mariano Bueno, te guiará por todo el proceso. ¡Disfrútalo!