Meses de dieta y gimnasio para entrar en el vestido de novia –en el de madrina o en el de invitada, tanto da–. Muchas horas de esfuerzos que pueden irse al traste si en los días previos no prestamos atención a la dieta. Los nervios y la ansiedad juegan malas pasadas y nos tientan con alimentos que nos harán retener líquidos, hincharnos por los gases o acabar con acidez. El banquete también es una prueba de fuego para la novia: ojo con las viandas muy grasas y con el alcohol. Empezar el viaje de novios con resaca o empacho no es un buen plan. 
 

Días previos

Qué comer antes de una boda verduras

Peligros de la despedida de soltera. No nos referimos al estríper sino a las copas con las amigas. La experta en belleza Carmen Navarro advierte que «la cerveza puede provocarte retención de líquidos y bolsas en los ojos.  El vino potencia la couperosis y puede causar micro roturas en los capilares. En otras palabras: mejillas y nariz con venitas muy visibles y terriblemente antiestéticas. Y las copas –gintonics, combinados, cócteles etc...– aportan una gran cantidad de azúcar y acentúan la deshidratación y la sequedad».

No al ayuno. «No comer la víspera es un grave error que promueve los atracones posteriores. Es preferible realizar pequeñas ingestas cada 2 ó 3 horas optando por alimentos poco calóricos», resalta Rubén Bravo, especialista en nutrición y portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

Control de gases. Además de incómodos, hinchan y aumentan el tamaño de la barriga hasta varias tallas. La doctora Paula Rosso, de la Clínica Lajo Plaza sugiere evitar «las bebidas gaseosas y las legumbres. Y masticar bien. Al engullir por ansiedad solemos ingerir también aire». Tampoco bebas con pajita.

Magnesio contra la regla. «Los días previos a la menstruación se retienen más líquidos. ¿El antídoto? El magnesio, que mantiene a raya los cambios hormonales. Búscalo en los frutos secos, las verduras verdes y los cereales integrales». No está demás tener controlados los alimentos que debes comer (y cuáles no) en cada fase del ciclo menstrual

Sin sal. «Este mineral nos hace retener líquidos y aumenta la sensación de hinchazón ¿La alternativa? Condimentar con especias». Prohibidos los snacks salados.

Estreñimiento. Para regularizar el tránsito intestinal la semana previa la doctora Rosso insiste en la necesidad de beber más agua y aumentar la ingesta de fibra, sobre todo por la mañana. Pero evítala la víspera, ya que la combinación de los nervios y la fibra pueden causar molestos problemas gastrointestinales.

Bebe agua. Y evita las bebidas azucaradas. Tu piel te lo agradecerá –también si los días previos recurres a estos alimentos–. Además favorece la sensación de saciedad y evita los atracones por nervios.


La tentación del banquete 

Qué comer en una boda aperitivo salmón

El banquiete tiende a ser pantagruélico y rico en todo aquello que tu dietista te prohíbe: marisco, grasas, dulces industriales y litros de alcohol. Sigue estos consejos para mantenerte lejos de digestiones muy pesadas o resaca.

  • Proteínas sanas. Sí al jamón, al salmón o a la merluza con pocas salsas. Con las carnes rojas hay porciones más grasas que otras. En la ternera mejor el redondo o el solomillo que la paletilla o la costilla. En el cordero, quédate con la paletilla en vez de con la pierna o las costillas y nada de corteza churruscada, que es la zona más grasa. En el cerdo, pese a su mala fama, el solomillo o el lomo no son tan grasientos. Huye de la panceta y demás delicatessen de barbacoa propias de bodas camperas.
     
  • Acidez y gases, a raya. Aunque es difícil comer con calma si eres la novia procura no engullir, mastica bien para evitar la formación de gases y evita las grasas. El truco: pide al novio que se encargue de las relaciones públicas un rato. Incluso pide a los padrinos que ejerzan de sargentos para poder comer a gusto. Rechaza el café de la sobremesa o cámbialo por una infusión de manzanilla.
     
  • Alcohol y calorías vacías. Entre los brindis y las copas de después se ingieren muchas ‘calorías vacías’. «Y si no se tienen en cuenta acabarán pasándonos factura en forma de kilos de más», advierte Mari Carmen Ramírez desde el portal Dietistas-Nutricionistas de la Clínica Alimmenta. Ten en cuenta que el vino aporta 70 kcal/100 ml, el cava 65 kcal/100 ml pero la ginebra, el ron o el vodka suponen 244 kcal/100 ml. Conclusión: vigila con el alcohol o esos gintonics podrían transformarse en michelines durante el viaje de novios.
     
  • Hidrátate. El alcohol deshidrata. «Entre copa y copa conviene beber agua y espaciar la ingesta de la próxima copa. Así le damos tregua al cuerpo para que vaya asimilando poco a poco el alcohol», señala Ramírez. El agua también reducirá la sequedad cutánea la mañana siguiente. Recuerda: para no empezar tu vida de casada con el rostro como un pergamino bebe agua durante el convite.


El día después

Qué comer después de una boda zumo detox

  • Cóctel de vitaminas. Tanto si estás en casa como si arrancas tu viaje de novios procura tomar muchos líquidos y antioxidantes. Valen tanto las sopas y los caldos como los zumos frescos recién exprimidos o fruta fresca. «Las vitaminas del grupo B  ayudan a eliminar los residuos del alcohol», apunta Ramírez. Se encuentran en la carne o los cereales.
     
  • No rotundo a la comida basura, aunque apetezca. Sí a las ensaladas.  
     
  • No más alcohol. Ramírez es contundente: “La resaca no se elimina con más alcohol como popularmente se cree –este es solo uno de los muchos mitos sobre el alcohol. Beber más genera más intoxicación etílica, más resaca, más deshidratación y más daños a tu organismo”.