El pasado viernes se celebró el Día Internacional del Sueño, una nueva oportunidad para tratar de concienciar de lo necesario que es el descanso nocturno.

Pasamos más de un tercio de nuestra vida durmiendo y se calcula que hasta un 20% de la población puede atravesar en su vida problemas de sueño. Puede que, a priori, no parezcan unas cifras escandalosas, pero cuando profundizamos en la necesidad que el cuerpo humano tiene de dormir, los datos asustan.

Dormir una media de 7,5 horas, beber suficiente agua durante el día (hasta una hora aproximadamente antes de dormir), comer bien y hacer ejercicio (necesitamos generar endorfinas) son algunos de los trucos básicos para dormir bien que he aprendido durante estos días de la mano de Six Senses y su innovador programa del sueño, una de las apuestas hoteleras más valientes de los últimos años. Y es que a pesar de la creciente demanda de los viajeros de lujo por la aventura exótica, extrema y las mil y una experiencias que se desean vivir alrededor del mundo, son pocos los que reclaman uno de los lujos más grandes que podemos experimentar: una buena noche de sueño.

Si bien es cierto que en el entorno hotelero se ha respondido de forma activa a la creciente evidencia científica de cuán importante es el sueño para nuestro bienestar general, desde las Starwood's Heavenly Beds hasta amenidades especiales que van desde los tapones para los oídos, almohadas a la carta o sprays con aromas relajantes para rociar sobre las sábanas, el programa del sueño de Six Senses va más allá; aquí no solo se persigue el objetivo de dormir bien durante la estancia en el hotel, sino que se genere el hábito de dormir bien para el resto de tu vida diaria.

 

¿En qué consiste el programa del sueño?

Desarrollado con la ayuda del renombrado doctor Michael J. Breus, psicólogo y autor de numerosos best-sellers en Estados Unidos, el hotel Six Senses Douro Valley ha sido el establecimiento pionero en poner en marcha este programa a través de sus diferentes “embajadores del sueño”, personal cualificado de dentro del hotel enfocado en ayudar a los huéspedes a obtener la cantidad y la calidad óptima del sueño, tanto durante y como después de la estancia, esto es importante.

El programa comienza antes de que lleguen los huéspedes, que tienen la posibilidad de reservar online este complemento a su estancia. Una vez reservado, al huésped se le hace llegar un cuestionario a través del cual el embajador de sueño entiende los problemas de sueño del huésped y preparar su programa personalizado. El nivel de personalización funciona tan al detalle, que si el huésped tiene, por ejemplo, problemas de sudoración nocturna, se modifican las sábanas estándar del alojamiento por unas de eucalipto, pensadas para transpirar mejor.

El paquete incluye, además de un kit con un pijama de algodón de bambú, tapones para os oídos, un antifaz y varias amenidades más, una extensión a la aplicación Withings Aura Sleep Tracker, una máquina colocada en la cabecera de la cama y cuyos sensores van bajo el colchón. Así van, durante al menos tres noches consecutivas (duración mínima del programa en el hotel), monitorizando datos tan relevantes como: cuánto tiempo hemos tardado en dormirnos, frecuencia cardíaca durante la noche, número de veces que nos hemos despertado o cantidad de sueño profundo. Una vez recogidos los datos, el huésped cuenta con una sesión con un especialista en bienestar para interpretar los datos y valorar posibles cambios o mejoras. En mi caso los datos fueron bastante nefastos, con solo 4 horas y 42 minutos de sueño, unas cifras con las que según el experto: “nadie puede mantenerse, porque es el tiempo que el cuerpo utiliza para regenerarse, afianzar conocimientos, ordenar ideas, tareas...”.  Y es que según palabras del propio experto: “dormir bien es fundamental, además, para prevenir enfermedades y desarrollar patologías”.

Sobre la tan traída y llevada importancia de un buen colchón, los expertos recomiendan que debemos cambiarlo aproximadamente cada 4 ó 5 años. En el caso de Six Senses Douro Valley, las habitaciones están equipadas con camas y colchones especiales de la firma Naturalmat, que están hechos a mano y con el 100% de los materiales de origen natural. Las almohadas y edredones orgánicos son de la marca Hanse.

 

¿Cómo dormir mejor en mi propia casa?

Pues además de la ya comentada importancia del colchón, he aprendido una serie de pautas que poner en práctica, como por ejemplo:

  • Evitar tomar alimentos con mucha azúcar o pimienta antes de ir a dormir, porque modifican el ph de nuestro estómago. En su lugar, tomar alimentos como pollo o frutos secos, entre los que destaca el pistacho. Una cena ligera siempre será la mejor opción. 
  • Nada de dispositivos electrónicos en la cama (móvil, Tablet, ordenador…).Intenta hacer un detox digital antes de dormir.  La luz de las pantallas es nefasta para la inducción al sueño. 
  • No practicar ejercicio al menos  4 horas antes de dormir. Existen muchas opciones para organizar tu rutina por las mañanas. 
  • No tomar líquidos en la última hora antes de ir a acostarnos, así evitaremos despertarnos en mitad de la noche para ir al baño.