El uso de nutricosméticos orales ha experimentado un boom en los últimos años, desde las cápsulas que refuerzan el cabello y las uñas hasta las que nos ayudan a tener una piel más joven desde el interior. Pero ¿sabemos utilizar estos suplementos sin convertirlos en un peligro para nuestra salud? Las doctoras Mar Mira y Sofía Ruiz Del Cueto han realizado un estudio exhaustivo que ofrece una perspectiva amplia y alejada de puntos de vista parciales y absolutos.

- La primera regla que tenemos que tener en cuenta es no tomar estos compuestos a la ligera. Ya sea porque es el complemento de moda o porque lo toma nuestra amiga y le va bien, para nosotras puede ser perjudicial. Así que debemos siempre consultar a nuestro médico, aunque no necesitemos receta médica para adquirirlos.

- Por desgracia, nuestro ritmo de vida hace que, en la mayoría de los casos, nuestra alimentación sea deficitaria al menos en lo que antioxidantes se refiere. Por ello determinar nuestras carencias es los primero hacia una utilización personalizada de los nutricosméticos que sí sería beneficiosa para nuestro organismo.

- Y por último, debemos controlar tanto lo que tomamos como la frecuencia con la que lo tomamos para evitar riesgos. Existen ciertos anti-oxidantes que utilizados en exceso, o en una mala combinación de medicamentos, pueden resultar nocivos. Por ejemplo, mientras que tomar vitamina C en dosis indicadas previene la formación de manchas en la piel y protege del daño solar, si la consumimos en exceso puede dañar el riñón.