La ginecóloga Laura Rodellar de Mater Training, una web que ofrece recursos para prepararse al parto, nos da las claves de la alimentación durante el embarazo.

1. Ácido fólico: Es fundamental para el bebé, ya que interviene en el desarrollo del sistema nervioso y en el cierre del tubo neural que se convertirá en la columna vertebral. Su ausencia en los primeros meses del embarazo se asocia a la espina bífida, una malformación grave en la columna. "La dosis recomendada son 400 microgramos diarios, que no siempre se pueden obtener con la dieta. Por lo tanto es importante tomarlo como suplemento cuando empecemos a buscar el embarazo", puntualiza la Dra. Rodellar.

2. Yodo: Interviene en la síntesis de hormonas tiroideas que son indispensables en el desarrollo del sistema nervioso del bebé. Es importante tomarlo desde el momento del embarazo o en la preconcepción. A través de la dieta obtenemos yodo cuando comemos algas, pescado o marisco, y lógicamente con la sal yodada.



La cesta de la compra de una embarazada


1. Legumbres, verduras, frutas, cereales integrales, fruta seca y semillas oleaginosas (cacahuetes, semillas de girasol, pistachos, almendras, etc.) son fuentes principales de ácido fólico. En el caso de las verduras, para aprovecharlo bien, no hay que hervirlas demasiado.

2. Hierro: "La anemia gestacional es bastante frecuente y a menudo inevitable a pesar de una alimentación rica en hierro (carne roja y marisco), por lo que será necesario tomar preparados farmacológicos", reconoce la Dra. Rodellar que recomienda que para absorber mejor el hierro, es bueno tomar alimentos con vitamina C y evitar la leche y los productos lácteos.

3. Calcio: verduras verdes, sésamo, algas, frutos secos (especialmente almendras y nueces), legumbres (sobre todo los garbanzos), el pescado?

4. Algas, pescado y marisco para obtener yodo.


¿Estás embarazada? Conoce estas 3 apps.