Sabemos que no son pocos los listados con consejos para dejar de fumar pero antes de comenzar a hablar sobre ellos, una pregunta: ¿te has planteado por qué fumas? El origen de nuestro hábito es lo primero que habría que analizar. Según la AECC, consumo de tabaco es una conducta compleja que se explica sobre la base de dos grandes factores: por un lado, la adicción física y, por otro, la continuidad de la acción de fumar que lo convierte en un hábito de comportamiento. Y nosotros añadimos, y muy poco saludable. Sabemos que si has llegado hasta aquí será posiblemente porque ya habrás seguido muchos de los consejos para dejar de fumar y habrás probado un gran número de métodos para librarte de este hábito. Hipnosis, parches, cigarrillos electrónicos, libros de autoayuda o hasta acupuntura. Nada es suficiente en el proceso de abandonar el tabaquismo y todos los consejos para dejar de fumar son pocos aunque, ya que has llegado hasta aquí, siempre puedes empezar por estos:

1. Ponte una fecha: será un objetivo del que no podrás huir. Confía en ti mismo y señala en el calendario un plazo razonable para eliminar el tabaco de tu vida.

2. Saca de tu entorno vital todo lo relacionado con el tabaco: nada de cigarrillos, cerillas, mecheros o ceniceros. Si crees que tu casa huele a tabaco, lava la ropa y enciende unas velitas aromáticas.

3. Identifica los momentos en los que más te apetece fumar: con un café, tras la jornada de trabajo o cuando sales de copas. Serán los peores, pero debes controlar tu mente, tratar de pensar en otra cosa y así, desmitificarlos.

4. Al hilo del anterior punto? modifica tus hábitos de consumo. ¿Y si cambias el café por el té o comes a diferentes horas del día? Así romperás con el tópico de la asociación.

5. Y para no engordar? es el consejo de oro para dejar de fumar y una de las consecuencias que más preocupa. Recurre a snacks saludables como los palitos de zanahoria o las galletas integrales, así calmarás la posible ansiedad.