Un crumble es un dulce típico inglés, que se toma templado y que está hecho a base de fruta cocida y cubierto por una especie de costra que al cortarla se desmorona (desmoronarse en "crumble” en inglés). Normalmente se elabora con mantequilla, azúcares y otros ingredientes muy poco saludables, pero aquí vamos a preparar una versión más ligera utilizando ingredientes sin refinar, con mucha fibra y muy sabrosos.

Esta es una receta de crumble vegana muy sencilla y, comprando la avena certificada, se convierte también en una receta sin gluten, ya que los demás ingredientes lo son. La fruta que utilizaremos es muy común y fácil de encontrar, pero si prefieres utilizar otras frutas, no hay ningún problema, puedes personalizarla a tu gusto.

En su país de origen, el crumble se toma como postre, normalmente acompañado de un poco de yogur, helado o nata… Pero para quienes no acostumbramos a tomar postre os aseguro que es un desayuno o merienda perfectos. Yo en la receta, para acompañar, te propongo una riquísima cremita, muy saludable, muy rica en Omega3 y en grasas de las buenas, elaborada con semillas de chía y leche de coco. Merece la pena probarla ya que también puedes utilizarla para acompañar tortitas, gofres o lo que quieras!

En menos de 30 minutos lo tienes listo… ¿te animas a probarlo?

Receta crumble de manzana

INGREDIENTES:

PARA LA BASE:

1 pera

2 manzanas

120ml de agua

1 y 1/2 cucharadita de postre de canela molida

3 cucharadas de pasas

PARA LA COSTRA:

1 y 1/2 tazas de copos de avena

1/4 de taza de harina de coco

1/4 de taza de harina de trigo sarraceno

1/2 cucharadita de canela molida

1/3 de taza de sirope de ágave o el endulzante líquido que prefieras

CREMA PARA ACOMPAÑAR:

(Opcional. También puedes utilizar yogur o helado)

3 cucharadas de semillas de chía

2 cucharadas de sirope de ágave

1/2 lata de leche de coco

RecetasCrumble


PREPARACIÓN:

En un cazo poner la pera y las manzanas peladas y cortadas en láminas o en cubitos, la canela, las pasas y el agua y dejar cocer a fuego suave unos 10-15 min, hasta que la fruta esté un poco blanda.

Mientras se cuece, poner en un bol todos los ingredientes de la costra. Mezclar muy bien y reservar.

Cuando la fruta se haya cocido un poco, retirar del fuego y extender bien en una fuente de horno.

Añadir por encima una capa de la mezcla del bol, hasta que quede todo cubierto.

Meter la fuente en el horno, previamente calentado a 180ºC y hornear hasta que la parte de arriba se empiece a dorar (Unos 10-15 min, dependiendo del horno).

Sacar del horno, dejar que se enfría un poco y servir templado en platitos o bols, acompañado de la crema sugerida o de lo que prefieras.