Esta masa de pizza está elaborada con harina de espelta integral, un grano antiguo con muchos más nutrientes que el trigo y un sabor mucho más intenso. 

Ahora está muy de moda, así que seguramente la podrás encontrar fácilmente en tu barrio o ciudad. Ya verás qué sencilla es prepararla y también comprobarás que cuando la prepares por primera vez, no querrás otra masa para tus pizzas. 
 

INGREDIENTES:

(2 bolas)

100ml de agua templada

170g de harina de espelta integral ecológica

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

¼ de porción de levadura fresca (6g)

1 cucharadita de café (la pequeñita) rasa de sal marina

 

INSTRUCCIONES:

Deshacer la levadura en el agua, mezclando bien y reservar.

Poner la harina en un bol grande y echar el agua con la levadura, el aceite y la sal.

Remover bien, mezclar y poner la masa sobre una superficie amplia para trabajar, amasándola durante unos 5 o 10 minutos.

La masa tiene que quedar flexible, sin que se pegue a los dedos, y algo firme. Si queda muy seca se le puede añadir un poco de agua más, pero con cuidado de no pasarnos.

Hacer una bola y volver a ponerla en el bol, tapar con film transparente y dejar en un lugar cálido durante una hora aproximadamente.

Pasado ese tiempo, la masa más o menos habrá doblado su tamaño.

Partirla en dos y hacer una bolita con cada trozo.

Si no se utiliza toda la masa, se puede congelar la bola que sobra para utilizarla más adelante, sacándola aproximadamente una hora antes de utilizarla.