Estos espaguetis de calabacín son un plato muy fresco, exótico y con un alto contenido en antioxidantes, gracias a las propiedades del maravilloso té matcha.

Los espaguetis crudos de calabacín es una de las recetas que más ha revolucionado el panorama saludable de la alimentación y muchos son los que se han apuntado a incorporarlos a su dieta habitual al ser una excelente opción ligera y muy baja en calorías. Para convertir la pulpa del calabacín, o de cualquier otra hortaliza en espagueti hay utensilios diseñados para ese fin, pero si no, siempre se puede utilizar un pelador de verduras y darles una forma parecida.

Los calabacines tienen un altísimo contenido en agua y es algo que hay que tener en cuenta a la hora de prepararlos y poner un poco de papel absorbente mientras los vamos preparando o debajo del tupper si los vamos a reservar unas horas o algún día en la nevera. Esta hortaliza es también muy rica en vitamina C y minerales como el potasio, entre otros. Al tener un sabor muy neutro, les va bien cualquier tipo de salsa, yo en esta ocasión propongo esta elaborada con mantequilla de cacahuete y té matcha, un súper alimento proviene de Japón y que contiene 10 veces más antioxidantes que cualquier otro tipo de té verde.

¿Te apuntas entonces a probar el calabacín de esta refrescante manera, si no lo has hecho todavía?

Ingredientes principales:

  • 2 calabacines.
  • Cilantro fresco al gusto.
  • 1 puñado de cacahuetes tostados.

Ingredientes de la salsa:

  • 1/2 taza de mantequilla de cacahuete.
  • 1 cucharadita de postre de té matcha.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 dátiles medjoul deshuesados.
  • 2 cucharadas de salsa de soja o tamari.
  • El zumo de 1 lima no muy grande.
  • 1/4 cucharadita de postre de chili en polvo.
  • 6 cucharadas de leche de coco.

Espaguetis de calabacín con salsa de cacahuete y matcha

Preparación de los espaguetis de calabacín con salsa de cacahuete y matcha:

En primer lugar dejar en remojo los dátiles deshuesados junto con la leche de coco mientras se prepara el resto.

Pelar los calabacines para que los espaguetis queden más estéticos, aunque si son ecológicos y no nos importa el resultado visual, no sería necesario. Seguidamente convertirlos en espaguetti con el utensilio elegido. Reservar en un recipiente con un poco de papel absorbente debajo.

Preparar la salsa triturando muy bien los dátiles, la leche y el resto de ingredientes de la salsa, hasta conseguir una mezcla cremosa y uniforme.

Servir en platos o cuencos y mezclar con la cantidad de salsa deseada, teniendo en cuenta que los calabacines van soltando agua y es mejor añadirla en el último momento para que el resultado no quede muy líquido.

Decorar con cacahuetes tostados picados y cilantro fresco por encima a la hora de servir.