Aunque pueden ser protagonistas de tu mesa en cualquier mes del año, lo cierto es que es con la llegada de los meses fríos cuando más apreciamos cualquier plato de cuchara calentito que nos temple y reconforte. Y dentro de todas las opciones, las sopas son caballo ganador.

Primero porque su ingrediente principal es el agua, con lo que mantienen a raya la hidratación. Y segundo, porque son un alimento predigerido. Esto significa que la extracción de nutrientes ya está hecha con lo que puedes dedicarte a disfrutarla mientras tu cuerpo va absorbiendo todos sus beneficios curativos y regeneradores. Y ya que hablamos de nutrientes, debes saber que las sopas vienen cargaditas de ellos: fibras, vitaminas, antioxidantes, fitonutrientes… y todo lo que se le corresponde a un superalimento.

La única pega que tenían es que podían ser aburridas pero -nótese el pasado- libros como Súper Sopas (Lunwerg) y Sopas Detox (Zenith) plantean innovaciones igual de sabrosas y sanas que las recetas de sopa tradicional. De verduras, pescado, carne o cereales, no te podrás resistir a ninguna de estas 5 sopas. 

Sopa de miso y calabaza

Sopa de miso y calabaza

Ingredientes:

3 tazas de calabaza kabocha pelada y troceada (de 1 calabaza mediana)

1 pieza de kombu (5-10 centímetros)

1 taza de sombreros de setas shiitake, a láminas de 1,5 cm

3 cucharaditas de tamari bajo en sodio

1 cucharada de jengibre picado

1 cucharada de azúcar de coco

2 cucharadas de pasta de miso, a ser posible blanca o amarilla

Preparación:

Precalienta el horno a 175ºC. Envuelve la calabaza en papel de aluminio y  hornéala hasta que esté tierna (aproximadamente 40 minutos).  Prepara el caldo de kombu, vertiendo 3 tazas y media de agua en un cazo pequeño y calentándola a fuego medio bajo. Cuando llegue a una ebullición suave, añade el kombu. Deja cocer a fuego lento durante 1 hora. Retira el cazo del fuego y pasa el kombu a un vaso medidor. Si se ha evaporado agua, añade la que falte para completar las 3 tazas y media. Reserva.

Pon las setas shiitake en una sartén con el tamari y un cuarto de taza de agua, y deja cocer a fuego medio-bajo (no debe hervir) durante 1 hora. Si es necesario, añade agua para que las setas no se quemen. Mezcla la calabaza, el agua de cocción del kombu, el jengibre, el azúcar de coco y la pasta de miso con la batidora, a velocidad alta durante 1 ó 2 minutos. Incorpora las setas frías. Sirve inmediatamente. 

Sopa de arroz, puerro y zanahoria

Sopa de arroz, puerro y zanahoria

Ingredientes:

6 puerros

1 zanahoria

1 rama de apio

250g de arroz de grano redondo

2 litros de agua

parmesano en bloque rallado

2 cucharadas soperas de aceite de oliva

sal

Preparación:

Pelar los puerros y cortarlos en trozos pequeños (conservar la parte verde),  y después lavarlos abundantemente para eliminar todo rastro de tierra. Pelar, lavar y cortar en rodajas la zanahoria y el apio. Rehogar las verduras en una olla con el aceite de oaiva durante 5 minutos, removiendo regularmente. Añadir el agua, remover y llevar a ebullición. Echar entonces el arroz y salar ligeramente. Al reanudarse la ebullición, bajar el fuego y dejar cocer durante 20 minutos, removiendo de vez en cuando. Repartir en los platos y añadir el parmesano. 

Caldo con setas

Caldo con setas

Ingredientes:

500g de setas frescas, limpias y cortadas

150g de pasta para sopa

2 cucharadas soperas de grasa de oca

1 cubito de caldo de ave

1 litro de agua

sal y pimienta

Preparación:

Rehogar las setas con una cucharada soepra de grasa de oca. Salar ligeramente, pimentar. Durante este tiempo, diluir el cubito en un poco de agua templada. Cuando las setas hayan perdido su agua de vegetación y comiencen a asarse, añadir el caldo y el agua. Llevar a ebullición, bajar el fuego y añadir el resto de la grasa de oca y la pasta. Remover y hacer a fuego lento hasta que la pasta esté cocida. 

Sopa de coliflor y hierba limón

Sopa de coliflor y hierba limón

Ingredientes:

1 trozo (4 cm) de jengibre fresco, pelado y picado grueso

4 dientes de ajo picados gruesos

1 chalota mediana picada gruesa

1-2 chiles

2 tallos de hierba limón

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

6 tazas de Caldo de pollo

2 hojas frescas de lima kaffir

1 cabeza de coliflor

225 g de tomates cherry, en mitades

1 cucharadita de zumo de lima recién exprimido

3/4 de cucharadita de azúcar de coco

8 hojas de albahaca 

Sal y pimienta al gusto

Preparación:

Pon el jengibre, el ajo, la chalota, el chile y la hierba limón en el vaso del robo de cocina o de la batidora, y mezcla hasta obtener una textura de molido grueso. Calienta una olla grande a fuego medio-alto y añade el aceite de oliva. Cuando esté caliente, incorpora la mezcla de la batidora. Baja el fuego y sofríe a fuego medio sin dejar de remover, hasta que la mezcla libere parte de la humedad y despida sus aromas. No debe tomar color. Añade el caldo y lleva a ebullición: a continuación, baja el fuego. Incorpora las hojas de lima y deja cocer a fuego lento durante 15 minutos. Cuela el caldo con ayuda de un colador, presionando para extraer toda la humedad de la mezcla de especias. Vuelve a poner el caldo en la olla y lleva a ebullición. Añade la coliflor y los tomates, y deja cocer a fuego lento hasta que estén tiernos (unos 5 minutos). Incorpora el zumo de lima, el azúcar de coco y la albahaca.

Sopa de tomate y albóndigas

Sopa de tomate y albóndigas

Ingredientes:

1kg de tomates bien maduros

2 cucharadas soperas de concentrado de tomate

1 cebolla

2 dientes de ajo

4 ramitas de tomillo

1 hoja de laurel

1 pizca de azúcar

1 cucharadita de aceite de oliva

sal

Preparación:

Preparar las albóndigas mezclando en un bol carne picada, yema de huevo, cebolla y comino y formarlas. Para la sopa, pelar la ceboolla y cortarla en rodajas. Pelar los dientes de ajo y machacarlos. Rehogar ambos en una olla con aceite de oliva durante unos minutos. Añadir el concentrado de tomate y los tomates cortados en trozos. Atar juntos la hoja de laurel y las ramitas de tomillo, añadirlo y retirar antes de batir. Sazonar con azúcar y sal, cubrir con un poco de agua y llevar a ebullición; bajar el fuego, tapar y cocer a fuego lento durante unos 15 minutos. Añadir las albóndigas  y dejar reposar durante 5 minutos para que los sabores se mezclen. 

Fotogaleria