Hay alimentos a los que nos resistimos o que comemos menos porque no son precisamente buenos para nuestra salud, pero no tiene que ser necesariamente así. En el momento de cocinar, suelen existir diferentes formas de elaborar un plato. Entre ellas, ¡el horno!

Es un gran y desaprovechado aliado, que nos permite crear esos platos que tanto nos apetecen, de la forma más saludable posible. Además, mientras la comida se está haciendo, podemos aprovechar más ese tiempo y hacer otras cosas, sin tener que estar pendientes de nada. Resulta más fácil y nos da una gran comodidad, mientras reducimos calorías y eliminamos grasas. Y utilizando menos aceite, obtenemos el mismo sabor o, incluso, podría ser mejor. ¡Solamente queda pasar a la acción!

Recetas tradicionales al horno

La cocción en el horno es una opción baja en grasas que, al mismo tiempo, permite conservar todos los nutrientes y vitaminas de los alimentos. Y es una alternativa muy práctica porque permite elaborar una gran variedad de recetas: pescados, verduras, aves, carnes… Podríamos hacer una lista infinita y nunca dejaríamos de sorprendernos. Para empezar, aquí te dejamos los básicos de la cocina que, ahora, ¡te encantarán más!

 

Empanadillas
1/7

Empanadillas

Son un delicioso tentempié o el acompañamiento perfecto para tus comidas. Aunque cuando las freímos, con la sartén llena de aceite, incorporan una gran cantidad de grasa. Prueba de hacerlas al horno, con un poquito de aceite de oliva virgen y pintando las

Patatas gajo
2/7

Patatas gajo

Olvídate de las patatas fritas, cortadas al estilo deluxe, que cocinabas a la sartén. De esta forma, contienen más grasas porque son fritas. En cambio, si las haces al horno, reduces aceite y grasas. Incluso, te puede gustar más el sabor que tienen horneadas.

Huevos al horno
3/7

Huevos al horno

Siempre nos preocupa cómo va a quedar la yema, ¿verdad? Cuando los hacemos fritos nos arriesgamos a que se rompa, pero si los hacemos al horno hay menos probabilidades de que suceda. Podemos ponerlos en cazuelas individuales y dejar que se hagan a una temperatura suave. ¡Te sorprenderás con el resultado!

Croquetas
4/7

Croquetas

A la mayoría de nosotras nos encantan y los más pequeños de la casa las devoran. ¡Son las croquetas! Fritas aportan una gran cantidad de calorías, pero horneándolas reducimos notablemente esa aportación, al ahorrarnos aceite. De hecho, sin perder ningún n

Pechuga al horno
5/7

Pechuga al horno

Tanto grandes como pequeños, este plato nos encanta. Si pasamos las pechugas de pollo por el huevo y el pan rallado y, después, las ponemos al horno sobre un chorrito de aceite de oliva, el resultado es más nutritivo y saludable. ¡Quedarán igual de sabrosas!

Gambas con ajo y perejil
6/7

Gambas con ajo y perejil

En las ocasiones especiales, nos encanta poner pescado y marisco sobre la mesa. Las gambas al horno con un poquito de ajo y perejil también quedan riquísimas. Son muy fáciles y rápidas de preparar, y nos permiten ahorrar en aceite. El sabor sigue siendo e

Buñuelos de bacalao
7/7

Buñuelos de bacalao

Si los cocinamos a la sartén, el resultado lleva demasiado aceite y, por tanto, es menos saludable. Prepararlos para hacerlos al horno, así como la mayoría de las frituras, los convierten en una opción más healthy. Y quedarán igual de doraditos y sabrosos