La excusa (im)perfecta de quienes no desayunan o desayunan mal es la de que no tienen tiempo. A pesar de que la solución es robarle un par de minutos al sueño puede ser una gran idea si se desea afrontar el día con energía, tenemos otra para aquellas que tienen pesadillas con la idea de adelantar el despertador o, simplemente, quieren escoger una opción tan rápida como saludable para la primera ingesta del día.

Si desayunas y te apetece hacerlo, debe ser con alimentos saludables  y que te aproten energía y saciedad para estar activa toda la mañana, por eso la avena es el cereal perfecto. Las ventajas de los "overnight oats", además de proporcionarte un desayuno saludable y completo, es que no te llevarán mucho tiempo de preparación, admiten mil y una variaciones y recetas diferentes, puedes ir combinando los ingredientes para que te queden todas deliciosas.

Hablamos de los conocidos como overnight oats, que aunque no tiene traducción al castellano, si la tuviera sería algo así como «avena preparada durante la noche». Efectivamente, no suena tan apetecible. El proceso de cocinado de tu nuevo desayuno favorito lo hará la nevera por ti. Es tan sencillo como conseguir un recipiente de vidrio con tapa y dar rienda suelta a la creatividad. Eso sí, con la avena como elemento indispensable. 

La avena tiene muchas propiedades y ayuda a tu cuerpo a funcionar durante todo el día. Contiene vitaminas, hidratos de carbono (que se desprenden lentamente y nos mantienen saciadas mucho tiempo) y favorece la digestión y el trásito intestinal. ¡Ya no tienes excusa para no desayunar o hacerlo de forma poco saludable! La energía que necesitas no está en los alimentos ultraprocesados, llenos de calorías vacías y azúcares añadidos, sino que la encontrarás en la avena que se prepara de noche.

Preparación rápida y sencillísima

La preparación es común para todas las recetas. Basta con verter los copos de avena al tarro de cristal y después depositar todos los ingredientes salvo la fruta, que es preferible colocarla por la mañana.

Renuncia a salir con el estómago vacío o habiéndote alimentado a base de grasas y azúcares. Los overnight oats son tan prácticos que puedes comerlos en cualquier lugar: en casa, en el trabajo o en el atasco de camino al cole. 

Chía y miel
1/7

Chía y miel

Ingredientes

Media taza de copos de avena, media taza de yogur desnatado, una cucharada de semillas de chía, miel al gusto para endulzar, medio plátano cortado en rodajitas y un trocitos de frutos secos para decorar. 

Higos y pipas de calabaza
2/7

Higos y pipas de calabaza

Ingredientes

Leche vegetal (avena, soja, almendras...), una cuchara de semillas de chía, media taza de copos de avena, medio plátano cortado a rodajitas, pipas de calabaza y un higo partido en dos mitades.

Chai especiado
3/7

Chai especiado

Ingredientes

Dos tazas de copos de avena, leche de almendra, 2 cucharaditas de semillas de chía, 1 cucharadita de canela, 1/2 cucharadita de jengibre, 1/4 cucharadita de cardamomo, 1/8 de clavo molido y sirope de agave al gusto.

Plátano y vainilla
4/7

Plátano y vainilla

Ingredientes

Media taza de leche vegetal (soja, avena, almendras...), media taza de queso batido 0%, media taza de copos de avena, medio plátano cortado en rodajitas, esencia de vainilla y unas gotitas de stevia para endulzcar.

Arándanos y plátano
5/7

Arándanos y plátano

Colocar la avena en el fondo del tarro con la leche que más te guste junto con extracto de vainilla. Añadir los arándanos y el plátano por la mañana y adornar con un poco de miel, que además le aportará un punto más dulce.

 

Frambuesa y coco
6/7

Frambuesa y coco

Los copos de avena junto con la leche elegida en el fondo del recipiente. Para darle un sabor diferente, puedes añadir extracto de vainilla u jugo de limón. Finalmente añades las frambuesas y el coco rallado y listo para disfrutar a la mañana siguiente o en una horas.

Chía y chocolate
7/7

Chía y chocolate

También existe la opción para los amantes del chocolate. Coloca la avena las semillas de chia y la leche que prefieras al fondo del tarro de cristal. Solo hace falta que le ralles chocolate (te recomendamos que sea negro 75% o 80%) y listo. También puedes añadirle alguna fruta de tu agrado para acabar de completar el desayuno.