El dulce tiene un séquito de adeptos porque, aparte de conquistar el sentido del gusto, se considera a menudo un antídoto para hacer que las penas sean menos. Prueba de ello es la popular asociación chocolate-felicidad, y la Fundación Española de Nutrición destaca que "se le otorgan propiedades medicinales y se ha aconsejado para problemas como la depresión o el estrés". Sin embargo, el enganche a dulces como este suele implicar consumir azúcar de forma abusiva –lo recomendado por la OMS es no sobrepasar los 25 g al día, unos 6 terrones–, con sus consecuentes problemas asociados: más kilos, obesidad o diabetes. Te damos trucos para reducir o suprimir el azúcar añadido de la dieta y comer dulce sin arrepentirte. 

1. Prepara cremas, sopas y zumos golosos
1/5

1. Prepara cremas, sopas y zumos golosos

Existe un gran elenco de vegetales que, como tentempié o plato principal, te pueden proporcionar una buena dosis de dulce de origen natural. Entre las verduras, la calabaza, la zanahoria, el hinojo o la cebolla te servirán para preparar sopas y cremas suaves de sabor dulzón –que puedes intensificar añadiendo una pizca de nuez moscada o canela–. En cuanto a las frutas, el albaricoque, la cereza, la granada o la pera se caracterizan por su dulzor. Si la pieza de fruta al uso te sabe a poco, aquí tienes tres recetas de zumos para explorar nuevos sabores.

2. Picotea frutos secos
2/5

2. Picotea frutos secos

No hay que pasarse de la raya, ya que son ricos en grasas y aportan muchas calorías, pero un puñado de frutos secos aporta beneficios como prevenir las enfermedades cardiovasculares y es una buena alternativa a la proteína animal. Además, también puede satisfacer tus ansias de dulce: en los orejones, las pasas o los dátiles encontrarás este sabor.

3. Prepara postres saludables
3/5

3. Prepara postres saludables

No tienes por qué decir adiós al dulce si tienes afán repostero. Da buena cuenta de ello la exitosa bloguera Auxy Ordoñez, autora de Postres Saludables, un espacio donde te puedes inspirar con recetas tan lamineras como sanas. Tortitas de boniato para desayunar, mermelada de fresa sin azúcar o Nutella hecha en casa son algunas de sus propuestas.

4. Endulza con estevia natural
4/5

4. Endulza con estevia natural

Se la conoce como un sustituto del azúcar, muchos fabricantes han apostado por endulzar sus productos con ella y es fácil encontrarla como comprimidos o en polvo en el súper. No obstante, es mejor que optes por consumir la planta, ya que los formatos procesados pueden contener otros ingredientes y desnaturalizarla. La puedes añadir a infusiones, zumos o batidos (1 g endulza 300 veces más que el azúcar).

5. No dejes el chocolate, pero…
5/5

5. No dejes el chocolate, pero…

… revisa las etiquetas antes de comprar. Fíjate en que el contenido de cacao supere el 70% –a más cacao, más propiedades nutricionales–, no contenga leche y poco o nada de azúcar. De esta manera te asegurarás de que el aporte calórico sea bajo.