Estos rollitos de calabacín son una rica receta vegetal perfecta para ser servida como aperitivo frío vegano de Navidad. Su sabor recuerda a los típicos aperitivos macerados en vinagre, como los famosos boquerones o elaboraciones del estilo, pero sin incluir ningún tipo de pescado ni carne.

Esta es una receta muy sencilla, en la que solo se necesita hacer algunos pasos con antelación, pero son pasos que casi no dan trabajo, ya que lo único que se necesita es tiempo para que el ingrediente principal, el calabacín, repose junto al resto de ingredientes, y lo mejor de todo es que lo hace él solito en la nevera, sin darnos ningún trabajo extra.

El relleno de estos rollitos está elaborado a base de berenjena y judías cocidas, entre otras cositas y, aunque es una preparación muy sencilla y rápida, sí tendremos que encender un ratito el horno para cocinar las berenjenas, pero hornear es una de las técnicas de cocción más agradecidas, ya que a nosotros prácticamente no nos da trabajo y en ese ratito podemos estar haciendo muchas otras cosas.

La berenjena es una hortaliza con gran contenido en agua y en fibra, y eso la convierte en un alimento muy saciante y a la vez muy bajo en calorías. Es rica en vitamina E y en minerales como el potasio, pero además es muy rica en antocianinas, un poderoso antioxidante que le aporta ese fantástico color morado!

Añadiendo a la hora de servir unos cuantos granos de granada fresca, un ingrediente que ahora está en plena temporada, tendremos un entrante  colorido, fresco y delicioso para alegrar nuestra mesa navideña.

Disfrutad de las fiestas, comed de manera consciente y añadid más vegetales a las recetas que preparéis para compensar todos los extras que inevitablemente se consumen estos días y, sobre todo, ¡feliz Navidad! 

Ingredientes de este aperitivo vegano de calabacines marinados:

Para el calabacín marinado:

  • 1/2 calabacín hermoso o 1 más pequeño.
  • 50ml de vinagre de manzana.
  • 50ml de agua.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1/2 cucharadita de pimentón de la Vera.
  • 1 cucharada de sirope de ágave crudo o de arce.
  • Una pizca de chili en polvo.
  • Sal.

 Para el relleno de los calabacines:

  • 2 berenjenas medianas.
  • 1 cebolla mediana.
  • 1/2 o 1 diente de ajo.
  • 2 cucharadas de tahini.
  • 1 cucharadita de comino molido.
  • 1 puñadito de perejil.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y algo más para hornear.
  • 1/2 taza de judías blancas cocidas.
  • Semillas de sésamo tostado.
  • Semillas de granada.
  • Cilantro u otra hierba fresca.

 

Rollitos de calabacin marinado aperitivo vegano

Preparación de este aperitivo vegano:

Empezar echando en un tupper los ajos prensados o picados bien finos para el marinado y el resto de ingredientes de esa lista. Mezclar muy bien y añadir el calabacín laminado a lo largo, del grosor que se ve en la foto. Volver a mezclar bien para que las tiras de calabacín queden bien untadas y tapar el tupper. Dejarlo en la nevera unas 24h para que se impregne bien del líquido. Si el líquido no llega a cubrirlo todo, se le puede dar la vuelta al tupper y dejarlo así la mitad del tiempo.

Para preparar el relleno, partir las berenjenas por la mitad, hacerles unos cortes para marcarlas y ponerlas en una fuente de horno, boca abajo, con un poco de aceite de oliva y hornear a 180ºC hasta que estén bien cocidas y blandas.

Mientras tanto echar un poquito de aceite en una sartén y sofreír el ajo y la cebolla picados hasta que estén dorados. Retirar y reservar.

Cuando las berenjenas estén listas, les sacaremos la pulpa, y también un poco de piel y las trituraremos con el resto de ingredientes de la lista, incluídos el ajo y la cebolla sofritos. Reservaremos en un tupper hasta el momento de montar el plato, que puede ser al día siguiente o cuando el calabacín esté listo.

Para servir, coger cada tira de calabacín, escurrirla, untarla con la mezcla del relleno y enrollarla como en la foto, atravesándola con un palillo que nos servirá para llevar el rollito a la boca.

Servir con semillas de granada, semillas de sésamo y cilantro o la aromática que más te guste.

 

Nota: Seguramente sobrará relleno, pero es un paté vegetal perfecto y muy rico para untar tostadas o sandwiches.