El ruido blanco es el formado por todo el espectro de frecuencias sonoras sin que se repitan con una frecuencia determinada y sin que haya una que sobresalga de las otras. El resultado es un sonido constante suma de todas las frecuencias, igual que el color blanco es la suma de todos los colores, de ahí el nombre de ruido blanco.

Pero, ¿a qué suena exactamente? Pues para que te hagas una idea sería algo así como el ruido de un televisor sin sintonizar, cuando lo único que se ve en pantalla es nieve y se escucha como un murmullo constante de fondo. 

También es ruido blanco el sonido que producen muchos electrodomésticos cuando están funcionando, por ejemplo el de la lavadora mientras gira o el del secador. Lo curioso de este 'ruido' es que parece tener un efecto relajante en el ser humano y muy especialmente en los bebés. Ello parece debido a que el ruido blanco hace que no oigamos el resto de sonidos que pueden rodearnos y sobresaltarnos, especialmente en el caso de los más pequeños. Al ser constante, el ruido blanco resulta tranquilizador pues no hay altos ni bajos que reclamen nuestra atención.

Ruido blanco puede ser también el sonido de una lluvia constante o el de las olas del mar. Sonidos que nos ayudan a dormir porque enmascaran el resto de ruidos y nos envuelven. Aunque, si queremos algo un poco más melódico también existen muchas opciones de música relajante que además de producirnos sosiego puede acompañarnos en nuestro día a día.


¿Te cuesta quedarte dormida por las noches? Descubre estas 8 técnicas que de verdad funcionan