Diciembre es un mes difícil: cenas, comidas, compras de regalos, días festivos... no queda mucho tiempo para ir al gym y ponerse en forma, ¿verdad? Por eso te proponemos estos 4 ejercicios que puedes hacer cada día en tu casa en solo 15 minutos para que tu cuerpo siga en forma.

Asegúrate de hacerte con una esterilla y pesas de entre 2 y 5 kg para ponerte en forma cómodamente. Ejercitándote a diario durante 15 minutos, esculpirás tu figura y quemarás grasas. 

Por cierto, aquí tienes un menú para contrarrestrar los excesos navideños.

 

1. Glúteos: ejercicio de rebote 

Colócate de rodillas y apoya las palmas de las manos en el suelo. Lleva el pie derecho hacia arriba, con la pierna flexionada en forma de ángulo recto. Tienes que localizar la tensión del ejercicio en el glúteo derecho. 

Realiza 3 series de 15 repeticiones con cada pierna. 

 

2. Piernas: tonificación de gemelos 

Colócate detrás de un banco o una silla y apoya las manos en el respaldo. Levanta los talones del suelo. Debes mantener todo el cuerpo erguido y notar la fuerza que ejercen tus pantorrillas. 

Haz 3 series de 15 repeticiones. 

 

3. Brazos: bíceps a tono sin moverte de la silla 

Siéntate en una silla, mantén la espalda recostada en el respaldo y erguida. Extiende los brazos hacia abajo y hazte con dos pesas. Lleva el peso hacia los hombros, con la palma de tus manos mirando hacia ellos. Notarás la tensión de este ejercicio en la zona anterior del brazo. 

Haz 3 series de 15 repeticiones. 

 

4. Vientre plano: abdominales inferiores 

Túmbate con las piernas rectas hacia arriba y estira los brazos al lado del cuerpo. Intenta levantar la pelvis del suelo de forma controlada al subir y bajar. Si te resulta muy difícil, un truco para principiantes es mantener las dos manos debajo de los isquiones. 

Realiza 3 series de 15 repeticiones. 

 

Recuerda que antes y después de cualquier rutina de tonificación tienes que calentar y estirar la musculatura para evitar lesiones y las molestas agujetas. Puedes seguir entrenándote con ejercicios como el plank o las sesiones focalizadas en una zona del cuerpo, como las que prometen elevar y definir tu trasero.