La lista de razones para hacer ejercicio es alargada y bien conocida, pero no está demás recordártela. La actividad física es fundamental para mejorar la calidad de vida en el corto y largo plazo: te relaja y favorece el descanso, facilita las relaciones sociales y previene algunos tipos de cáncer. Todo esto es solo un resquicio de sus múltiples beneficios, que seguro que te han resonado durante esta semana con motivo del Día Mundial de la Actividad Física.

Para ser constante en la práctica de ejercicio una de las claves es que te decantes por el más adecuado a tu forma física y a tus gustos: si te va salir a dar un paseo al aire libre, lo tuyo es el power walking.

Por otro lado, quizás eres de las que estás apuntada al gimnasio y no quieres regalar la cuota. Sin embargo, en tu copada agenda solo puedes dedicar 30 minutos al día para ir al gym y te preguntas qué hacer para obtener un entrenamiento completo. Te lo ponemos fácil con este plan semanal.

Lunes: 30 minutos de elíptica

De entre las máquinas de la sala de fitness, esta te ofrece la posibilidad de realizar un ejercicio integral. Con la bicicleta elíptica podrás mejorar la salud cardiovascular, tonificar todo el cuerpo y favorecer la pérdida de peso. Esta actividad trabaja tanto el tronco superior como el tronco inferior y además es adecuada para las que tienen problemas de espalda, ya que no produce ningún impacto contra el suelo.

Martes: 15 minutos de abdominales + 15 minutos de glúteos

En la mayoría de gimnasios organizan, en la sala de fitness, sesiones de aproximadamente un cuarto de hora para trabajar la zona abdominal. Puedes aprovecharlas y disponer del asesoramiento de un monitor o bien hacer abdominales por tu cuenta. A continuación, puedes seguir esta rutina con ejercicios para definir y elevar el trasero.

Miércoles: 15 minutos bici estática + 15 minutos brazos

Si te gusta el spinning pero no das abasto para meterte una clase de 50 minutos, realiza un cuarto de hora de entrenamiento en la bici estática empezando a pedalear a un ritmo lento y terminando a alta intensidad. Continúa ejercitando la zona de los brazos con pesas o máquinas. Combinar el ejercicio cardiovascular con el de tonificación te ayudará a aumentar la pérdida de peso.

Jueves: media hora de ‘plank’

El ejercicio rey para bajar de peso es el plank, rutinas de planchas con las que subirá el calor de todo el cuerpo, definirás la figura y ganarás fuerza. Realizado en días alternos –sobre todo si eres principiante– y combinado con una dieta que no boicotee tu metabolismo, el plank te puede ayudar mucho en el cometido de adelgazar.

Viernes: 30 minutos de estiramientos

A menudo los estiramientos suelen ser denostados por la lentitud en los movimientos y la sensación de que, al no hacer ejercicio intenso y sudar, no nos ayudarán a ponernos en forma. El caso es que estirar aporta beneficios como incrementar la flexibilidad, mitigar el dolor muscular y articular, mejorar la postura y, además, moldear todo el cuerpo.