Haz la prueba. Cierra los ojos y busca en tu memoria instantes de tu biografía que te hagan feliz: el nacimiento de tu hijo, unas improvisadas vacaciones con tus amigas o una celebración familiar. ¿Cómo te sientes cuando tu mente viaja hasta aquellos momentos? Bien, ¿verdad? Pues no se trata tan solo de un bienestar pasajero, éste puede tener beneficios duraderos para tu salud. Un reciente estudio científico publicado en la revista Nature ha demostrado que recordar momentos felices puede ayudarnos a mejorar la depresión y a subirnos el estado de ánimo con lo que alejamos el riesgo de padecerla. Con esta evidencia, los autores de la investigación llegaron a la conclusión de que es importante potenciar esos recuerdos y, sobre todo, ayudar a las personas sumidas en una depresión, para quienes recordar en positivo es casi imposible, a alcanzar esos recuerdos y revivirlos mediante técnicas artificiales.

Incorpora estos 17 hábitos en tu vida cotidiana y verás que serás más feliz.