Las setas han sido coronadas como uno de los superalimentos que son garantía de buena salud. Podríamos enumerarte –de nuevo– las razones por las que no pueden faltar en tu dieta, pero destacaremos que: son ricas en fibra, vitaminas del grupo B y minerales como el potasio y el fósforo y, además, te ayudan a ganarle la partida a esos kilos que te estorban.

Anna Paré, dietista-nutricionista de Nutresalut (Barcelona), detalla que «son ideales para personas que quieren controlar su peso en dietas adelgazantes, así como en casos de diabetes, hipertensión o colesterol alto, ya que no contienen nada de grasa».

«Se pueden cocinar como plato principal o acompañamiento, y también resultan un relleno muy sabroso para canelones, lasañas y crepes», señala Paré, que apunta que con setas «pueden prepararse infinidad de platos y, aunque algunas son de temporada, otras podemos encontrarlas durante todo el año» –como es el caso de los champiñones o las setas de cardo–.

La experta en nutrición destaca entre las variedades que podemos encontrar siempre el shiitake, «un tipo de seta de sabor intenso, muy apreciada en los países asiáticos por sus propiedades medicinales estimulantes del sistema inmunológico. Se venden frescas o desecadas, en tal caso hay que rehidratarlas dejándolas en remojo con agua fresca durante 30 minutos antes de cocinarlas». Paré nos da 6 ideas que incluyen esta y otras variedades para relamerse los dedos sin un ápice de remordimientos. 

1. Caldo depurativo para el invierno

Ingredientes: ¼ de col, 1 nabo, 1 zanahoria, 1 puñado de alga wakame, 2 setas shiitake, 1 litro de agua, 1 cucharada de postre de tamari.

Hierve en una olla todas las verduras con el alga wakame y las setas shiitake durante 30 minutos. Apaga el fuego y añadir el tamari. Cuélalo y bébelo a lo largo del día o tómalo como entrante. Puedes aprovechar las verduras para comerlas aparte como entrante o guarnición.

2. Champiñón al ajillo clásico

Ingredientes: Champiñones cortados a cuartos, Ajo picado fino, Perejil cortado fino, Aceite de oliva, Una pizca de sal.

Calienta en una sartén el aceite y sofríe el ajo un par de minutos. Añade los champiñones y la sal y saltea hasta que estén tiernos. Sirve el plato con perejil cortado fino.

3. Entrante o guarnición de gírgolas a la plancha

Ingredientes: Gírgolas enteras, cortadas por la mitad o en cuatro trozos según el tamaño, Aceite de oliva virgen extra, Romero, Una pizca de sal.

Calienta la plancha, coloca las gírgolas con una pizca de sal y cuécelas unos 5 minutos por cada lado a fuego medio. Añade romero seco y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Sírvelo caliente.

4. Tortilla de setas

Ingredientes: 100 g de rebozuelos, 100 g de trompeta amarilla, 4 huevos, Aceite de oliva, Sal y pimienta.

Fríe en una sartén las setas con una pizca de sal hasta que suelten toda el agua y estén tiernas. Aparte, bate los huevos, añade las setas bien escurridas, un poco de pimienta y haz la tortilla.

5. Paté vegetal de champiñones

Ingredientes: 200 g de champiñones u otro tipo de setas, 1 puerro, 1 cebolla, 50 g de nueces troceadas, 1 cucharadita de café de orégano, aceite de oliva, Tostadas integrales.

Calienta el aceite en una sartén y sofríe la cebolla y el puerro. Añade las setas, sal y pimienta y saltéalas hasta que se ablanden. Pon todo en el vaso de la batidora y tritúralo junto con las nueces y el orégano hasta formar un paté espeso. Guárdalo en un recipiente de vidrio bien cerrado en la nevera. Consúmelo en 2 o 3 días con unas tostadas integrales.

6. Quiche golosa de alcachofas y con setas

Ingredientes: 6 corazones de alcachofa, 250 g de setas (champiñones, shiitake, gírgolas), aceite de oliva, sal y pimienta, 200 ml de crema de leche, Una base de masa quebrada o pasta brisa.

Hornea la masa quebrada entre 10 y 15 minutos. Mientras, fríe los corazones de alcachofas partidos a trozos con las setas en una sartén. Aparte, bate los huevos con la crema de leche, sal y pimienta. Añade las alcachofas y las setas bien escurridas, mézclalo todo con una cuchara y échalo sobre la masa. Hornea durante 40 minutos aproximadamente o hasta que esté cuajado. Deja reposar la quiche antes de comértela.