Ya sabemos que practicar sexo tiene muchos aspectos positivos ¿verdad? Pero no estamos hablando de los míticos beneficios como liberarnos del estrés, los agobios y las tensiones. Ni de aparecer, de repente, con la piel radiante, como te habrán comentado alguna vez. Sino que vamos más allá, hablamos de los beneficios reales para la salud.

Aspectos que ni se nos pasan por la cabeza, dada la situación, pero que son ciertos y mejoran nuestra calidad de vida. Por si solo relacionabas el sexo con la mejora del estado de ánimo y una mayor felicidad, ahora tendrás más motivos para pensar en su importancia.

Y no es tan importante la cantidad, sino la calidad. ¿Qué importa el número de veces que practicamos sexo, si este no nos hace sentir satisfechas? Además, el placer debería incrementarse, a medida que aumentan las relaciones. Y hablando de calidad, tampoco hay que sobrevalorar el tamaño. Desde hace tiempo, la sociedad lo tiene asociado a mejores relaciones sexuales, pero si estas no funcionan, ¿qué más da la dimensión?

¿Cómo beneficia el sexo nuestra salud?

Sabiendo todo esto, ¿hasta qué punto puede el sexo mejorar nuestra salud? Las relaciones íntimas y alcanzar el orgasmo, conllevan un gran listado de beneficios. Concretamente, la empresa líder mundial en salud sexual masculina Boston Medical Group, engloba el potencial del sexo en 8 beneficios.

1. Bajan las posibilidades de padecer cáncer

Uno de los cánceres más comunes en hombres es el de próstata. Pero manteniendo relaciones sexuales con frecuencia, se puede reducir el riesgo de padecer esta enfermedad. Esto sucede gracias a los orgasmos, los cuales permiten que la próstata limpie las sustancias cancerígenas. Y, además, controla los depósitos de calcio, los cuales están directamente asociados con este tipo de cáncer.

2. Reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas

Las practicas sexuales están vinculadas a la mejora de la salud cardiovascular y, por tanto, con las relaciones disminuye el riesgo de padecer enfermedades y problemas del corazón. Es decir, una vida sexual periódica y satisfactoria, hace que incremente la resistencia de nuestro organismo a las enfermedades y beneficia la salud del corazón.

3. Disminuye la hipertensión

La presión arterial alta es una enfermedad frecuente en la sociedad. Se produce cuando la sangre ejerce más fuerza de la indicada contra las paredes de las arterias. Por esta razón, la presión arterial es más alta contra más sangre bombea tu corazón y más estrechas estén tus arterias. Si tienes presión arterial sistólica, mantener relaciones te ayudará a reducirla y a prevenir problemas de salud como las enfermedades cardíacas. 

4. Mejora el sistema inmunológico

Contra más actividad sexual tengamos, más anticuerpos generaremos y más protegidos estaremos de los virus y los gérmenes que nos rodean. El sexo ayuda a prevenir infecciones y posibles enfermedades, gracias a la liberación de la inmunoglobulina A o IgA, uno de los principales anticuerpos del organismo.

5. Previene futuras enfermedades

Las enfermedades cardiovasculares están relacionadas con la disfunción eréctil, factor que podría indicar el riesgo de aparición de una patología cardíaca en el futuro. Por lo que ante cualquier problema sexual, siempre es bueno consultarlo con el médico, ya que este podría ser clave para la detección de los problemas del corazón.

6. Deja de lado el estrés

Probablemente, es el beneficio más conocido por todas. El sexo hace que nos olvidemos de los problemas y disfrutemos del momento. Y cada detalle es importante, ya que tan solos con los besos, las caricias o los abrazos, ya se liberan muchas hormonas. Y con el orgasmo, se llega a liberar la oxitocina, una hormona que aumenta la intensidad del clímax. Gracias a esta liberación y a la descarga del contenido eléctrico de las células nerviosas del cerebro, pasamos a un estado de relajación total tanto física como mentalmente.

7. Acaba con los dolores de cabeza

A parte de relajar el cuerpo y la mente, practicar sexo también hace que incremente la producción de endorfinas. Los neurotransmisores actúan como analgésicos y, por tanto, calman el dolor y producen una sensación de bienestar. De este modo, el orgasmo puede ser la solución a nuestro malestar.

8. Mejora el estado de ánimo

A todas nos sienta bien, eso se nota. El sexo nos hace estar de mejor humor, más alegres y más felices. Las endorfinas y la dopamina que se liberan, antes y durante el sexo, son las que crean esta sensación de bienestar. Incluso, pueden ayudarte a regular el sueño.