Una buena opción para los meses más fríos del año, es esta reconfortante y sabrosa sopa de quinoa con hortalizas y curry. Es un plato sencillo, completo, y está elaborado con productos de temporada, de esos que puedes encontrar fácilmente en cualquier comercio en estas fechas.

La quinoa y los garbanzos contienen todos los aminoácidos esenciales, lo que significa que son una proteína completa por sí mismos y también una combinación muy interesante a tener en cuenta, para conseguir un plato aún más nutritivo. El aporte de las hortalizas, en este caso la calabaza, los ajos tiernos y la patata, hace que se incremente el aporte de fibra, vitaminas y minerales de esta receta.

Esta rica sopa tiene un delicioso toque exótico gracias a la combinación de especias que lleva y su elaboración es realmente sencilla, tan solo hay que ir echando ingredientes a la olla y esperar un poco para la cocción, ¡así de sencillo! Además es una alternativa perfecta a la típica sopa de pasta, si nos gusta innovar un poco o nos aburre repetir sabores. Además en este caso, estamos utilizando ingredientes básicos, directamente en grano y sin ninguna manipulación, cosa que no ocurre con la pasta. 

A mí me encanta preparar sopas en invierno y sobre todo ir variando de sabores y de ingredientes! Con un buen plato de esta sopa, tienes una cena de invierno solucionada, al ser un buen plato único, muy sabroso, reconfortante ¡y a la vez ligero!

Sopa de quinoa y curry

Ingredientes de esta sopa reconfortante:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla
  • 1 manojo de ajos tiernos
  • 2 tazas de calabaza cortada en cubitos
  • 2 patatas cortadas en cubitos
  • 1 litro de caldo vegetal
  • 1/2 taza de quinoa lavada
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 y ½ cucharaditas de curry en polvo
  • ½ cucharadita de comino molido
  • una pizca de chili en polvo (opcional)
  • 1 taza de garbanzos cocidos
  • 1/2 taza de leche avena

Preparación de la sopa:

  • Echar el aceite en una cacerola y sofreír la cebolla bien picada en él.
  • Después añadir los ajos tiernos cortados en rodajitas finas, remover y añadir la calabaza y las patatas cortadas en cubitos. Remover y sofreír junto con el resto un minuto.
  • Añadir el caldo vegetal caliente y dejar cocer unos 5 minutos.
  • Añadir la quinoa bien lavada y escurrida y las especias y dejar cocer hasta que todo esté tierno.
  • Echar los garbanzos cocidos y la leche de avena y cocer unos minutos más.
  • Servir bien caliente.