Aunque la carga genética es determinante para la aparición de las varices, hay otros componentes que también pueden desencadenar su aparición y aunque no se conozcan del todo los motivos de su aparición sí conocemos qué se puede hacer para reducirlas o mitigarlas

Consejos podemos reducir o mitigar la aparición de las varices

1. LUCHA CONTRA EL SOBREPESO. Las piernas son donde descansa todo el peso de nuestro cuerpo. ¿Hace falta decir algo más?

2. VIGILA EL USO DE ANTICONCEPTIVOS HORMONALES Y EL EMBARAZO. Durante este período las hormonas provocan la dilatación de las venas y esas mismas hormonas son las que se encuentran en las píldoras anticonceptivas. En ambos casos, es necesaria la vigilancia médica.

3. NO ESTÉS LARGOS PERIODOS DE PIE. Si esto no es posible debido a tu profesión, son de gran ayuda las medias de comprensión igual que poner las piernas en posición horizontal cuando lleguemos a casa.

4. DI NO A LA VIDA SEDENTARIA. Hacer deporte, caminar, montar en bicicleta o ejercicios aeróbicos o ejercicios que no sean de alto impacto para las piernas.

5. EVITA LAS FUENTES DE CALOR (braseros, estufas…). El calor hace que las venas se dilaten y por el efecto de la gravedad, la sangre se acumula en las piernas intensificando la sensación de pesadez.

Como ya hemos dicho, al no saber los motivos de la aparición de las varices, resulta difícil saber qué alimentos pueden favorecer que no aparezcan, pero “sí es cierto que la obesidad es uno de los grandes enemigos, por lo que todos aquellos que eviten que engordemos nos están ayudando, pero se les ha dado demasiada importancia a las dietas y no son milagrosas, al menos para esto”, comenta el Dr. Escudero, director del Servicio Mancomunado de Angiología, Cirugía Vascular y Endovascular de los Hospitales de Sant Pau-Dos de Mayo (Barcelona) y Presidente de la Asociación Cuida tus Venas. Por su parte, Ángela Miguel, del Instituto Médico Láser, también destaca que no existe una dieta específica que evite su aparición, pero recomienda que nuestra alimentación sea “sana, equilibrada, rica en verduras y frutas y una hidratación abundante. También es importante evitar alimentos que favorezcan el estreñimiento, ya que este dificulta el retorno venoso”.

A partir de esa edad, el 50% de la población padece Insuficiencia Venosa. Es más frecuente en las mujeres a partir de los 35 años por una predisposición hormonal, que se intensifica durante los embarazos.

¿Qué hago para quitarme las varices?

El tratamiento de las varices con cualquier técnica mejora la calidad de vida y evita las complicaciones. Pero, el láser tiene mayor aceptación por ser las operaciones estéticas las más demandadas.

Las intervenciones quirúrgicas

FLEBOEXTRACCIÓN

Se basa en la extirpación de todas las venas varicosas visibles, así como la vena safena interna o externa, que son el origen de la mayoría de las varices.

FLEBECTOMÍA

Elimina las pequeñas venas dilatadas superficiales a través de pequeñas incisiones que no necesitan suturas y que se vuelven imperceptibles en varios meses.

ESCLEROTERAPIA

Como explica Cristina Álvarez, consiste en “inyectar con una aguja extrafina una sustancia llamada polidocanol en las venas, lo que provoca una inflamación en las paredes de ésta para que finalmente se reabsorba y evita la necesidad de extirparlas”.

Tipos de láseres

LÁSER ENDOVENOSO

Es capaz de eliminar las varices tronculares. “Se trata de una técnica mínimamente invasiva que destruye la vena afectada a través de un daño térmico: la luz del láser se aplica en el interior de la vena a través de una punción en la piel”, explica Ángela Miguel de Instituto Médico Láser. Una de las ventajas es que se pueden eliminar varices gruesas y la agresión es mínima.

LÁSER VASCULAR

Actúa por encima de la piel provocando un daño térmico en la vena. “Es capaz de penetrar y coagular parte de los vasos de manera que la sangre se calienta, pero por contigüidad también lo hace la pared del láser y hace que el vaso se cierre”, explica Paloma Cornejo.

‘SUPERVEIN REMOVAL’

Es como el láser vascular pero “se trabaja con la pieza de mano en movimiento lo que permite que la vena alcance una elevada temperatura, sufra un mayor daño utilizando una potencia baja, lo que hace que el tratamiento sea mejor tolerado y seguro para la piel”, comenta la Dra. Miguel desde el Instituto Médico Láser.