¿Qué es ese brebaje verde que está tan de moda y ya empieza a estar en muchas cafeterías tipo Starbucks? Es el té matcha, un té verde superpotente con un sabor único, el sabor umami, que no se puede comparar con ningún otro té. Por su aspecto parece que sea polvo instantáneo, pero no: son hojas enteras de matcha molidas hasta conseguir un polvo muy fino. Vamos a ver cuáles son las propiedades del té matcha, cómo preparar una taza básica y también 5 recetas deliciosas con este té verde.

 

Propiedades del té verde matcha

Además de porque está buenísimo, es muy interesante incluir el té matcha en nuestra dieta por a sus propiedades. 

1. Es 10 veces más antioxidante que el té verde normal, debido a su alta concentración en polifenoles. Un estudio de la Universidad de Alabama descubría que el consumo de polifenoles en el té verde podía ayudar a inhibir los daños que la radiación UV produce en la piel. Esto se traduce en que el te matcha tiene un gran poder para prevenir trastornos de la piel y en ayudar a mantenerla joven y bella.

2. Una de las propiedades que se le atribuye al té matcha es la de la quema de calorías. Un gran número de estudios científicos investigan los efectos que el té verde puede tener sobre la termogénesis del cuerpo. Parece ser que tomar té matcha ayuda a quemar calorías durante el ejercicio.

3. Además de contener cafeína, como todos los tes verdes, el matcha contiene un aminoácido llamado L-teanina que, junto con la cafeína, trabaja para proporcionar una liberación lenta de energía y ayudan a la concentración. Por lo tanto, una taza de té verde matcha te da mucha más energía y de una manera más gradual que una taza de café.

 

¿Cómo se prepara una taza de té matcha?

Si estuviéramos en Japón y dispusiéramos de todo el tiempo del mundo prepararíamos el té matcha como en este vídeo. Pero como sabemos que los minutos no son algo que sobren, aquí tienes una preparación muy rápida del té matcha que nos enseñan en El libro del té matcha de Louise Cheadle y Nick Kilby:

1. Coge media cucharadita de té matcha.
2. Añádela al líquido que elijas: agua caliente o fría, leche, zumo de frutas o batidos, etc.
3. Bátelo, mejor con una batidora eléctrica, y a disfrutar.

Para iniciarte, nosotras recomendamos probarlo con leche semidesnatada o alguna vegetal. Con la de almendras queda muy bien. Si te gusta más dulce, puedes añadirle un poquito de azúcar moreno o miel.

 

¿Te ha gustado? Pues ahora da un paso más y aprende a preparar estar 5 recetas con té verde. También son de El libro del té matchapublicado recientemente por Libros Cúpula.

Bizcocho de té matcha y plátano
1/6

Bizcocho de té matcha y plátano

Ingredientes:  200 g de harina, 1c. de bicarbonato sódico, 1 c. de polvo de matcha, ½ c. de sal, 125 g de mantequilla con sal, 200 g de azúcar moreno claro, 2 huevos, 3-4 plátanos maduros, 2 C. de leche, 2 C. de yogur líquido, 1 c. de esencia de vainilla, 50 g de pepitas de chocolate blanco.

 

Preparación: Precalienta el horno a 180º C /termostato 4. Engrasa un molde de estaño de 23 x 12 cm con papel de hornear. Tamiza la harina, el bicarbonato sódico, el polvo de matcha y la sal en un bol y aparta. Derrite la mantequilla y, con una batidora de mano eléctrica, mézclala con el azúcar moreno en un recipiente grande hasta que quede pálido y esponjoso. Añade los huevos, de uno en uno, y bate bien.

Aplasta los plátanos y añádelos a la mezcla de mantequilla y azúcar. Mezcla bien, añade la leche, el yogur y la esencia de vainilla removiendo. Incorpora con delicadeza los ingredientes secos y, por último, añade las pepitas de chocolate, mezclando bien.

Hornea durante 35-45 minutos o hasta que un palillo insertado en el centro salga limpio y el bizcocho esté esponjoso y elástico al tacto. Deja enfriar durante 10- 15 minutos ¡y a disfrutar!

Smoothie verde
2/6

Smoothie verde

Para 2 personas

 

Ingredientes: 25 g de col rizada o kale, 10 g de rúcula, 1 manzana sin corazón y troceada, 1 pera sin corazón y troceada, zumo de 1 limón, 400 ml de leche de coco, 3 cubitos de hielo (opcional), 1 c. de polvo de matcha.

 

Preparación: Pon todos los ingredientes en una batidora e incorpora el matcha al final. Bate hasta que quede fino, vierte en copas y sirve inmediatamente. 

 

Muffin de matcha para el desayuno
3/6

Muffin de matcha para el desayuno

Para 12 muffins

 

Ingredientes: 100 g de copos de avena, 200 g de harina, 2 c. de levadura en polvo, 1 c. de bicarbonato sódico, 1 C. de polvo de matcha, ¼ c. de sal marina, 85, de azúcar moreno claro, 4 plátanos maduros grandes, 1 huevo grande batido, 60 g de mantequilla fundida (o aceite de olvida suave), 85 g de nueces o nueces pacanas troceadas.

 

Preparación: Precalienta el horno a 180º C/termostato 4. Coloca en una bandeja para 12 muffins cápsulas de papel de hornear. En un recipiente grande, mezcla la avena, la harina, la levadura en polvo, el bicarbonato sódico, el polvo matcha, sal y azúcar. Remueve y forma un hoyo en el centro.

Aplasta los plátanos con un tenedor en otro recipiente. Añade removiendo el huevo batido y la mantequilla fundida (o el aceite de oliva). Incorpora a la mezcla seca de nueces o nueces pacanas y ve moviendo hasta que quede mezclado; ve con cuidado de no remover demasiado. Si la mezcla queda demasiado espesa o algo seca, echa un poco de zumo de naranja o leche para aclararla.

Con una cuchara, pasa la mezcla a las cápsulas y hornea durante 20-25 minutos hasta que los muffins hayan subido y, si introduces un palillo en el centro, este salga limpio.

Sirve los muffins templados o fríos. Puede conservarse en un recipiente hermético en un sitio freso durante 2-3 días.

 

Tarrinas potentes de semillas de chía y matcha
4/6

Tarrinas potentes de semillas de chía y matcha

Para 4 personas

 

Ingredientes: 8 C. de semillas de chía, 500 ml de leche de almendras sin endulzar, 2 c. de polvo matcha, 1C. de miel líquida o sirope de dátil, 2 melocotones maduros deshuesados y en dados, 4 C. de yogur griego, 150 g de arándanos frescos para decorar, 4 C. de frutos secos troceados (almendras, avellanas o pistachos) para decorar.

 

Preparación:  Pon las semillas de chía y la leche de almendras en un recipiente y bate. En otro recipiente, remueve el matcha y la miel hasta que se mezclen de manera uniforme, añade removiendo a la mezcla de chía con los melocotones a dados. Reparte la mezcla en 4 tarros y cubre con la tapa.

Pon a enfriar en la nevera toda la noche o hasta que todo el líquido quede absorbido y la mezcla haya adquirido una textura gelatinosa. Al día siguiente, cubre cada tarro con una cucharada de yogur y echa por encima los arándanos y los frutos secos troceados.

 

Bocaditos de dulce de matcha y coco
5/6

Bocaditos de dulce de matcha y coco

 Para 20 bocaditos

 

Ingredientes: 6 C. de aceite de coco, 175 g de coco rallado sin endulzar (y algo más para cubrir), 4-5 C. de sirope de agave, unas gotas de extracto de vainilla, una buena pizca de sal marina fina, 2 c. de polvo matcha.

 

Preparación: Cubre un molde de bizcocho pequeño con papel de hornear. Derrite el aceite de coco en un cazo pequeño a fuego lento. Pon el coco rallado, la mayor parte del sirope, la vainilla, la sal marina y el polvo de matcha en un robot de cocina o batidora y bate con el aceite de coco derretido hasta que quede bien mezclado y no haya grumos de polvo de matcha. Si no está lo bastante dulce para tu gusto, añade más sirope.

Con una cuchara, pasa la mezcla al molde y presiona bien para que la superficie quede uniforme. Pon a enfriar en la nevera durante 1-2 horas hasta que quede firme. Corta el dulce en dados y extrae del molde. Espolvorea coco rallado y guarda en un recipiente hermético en la nevera; también puedes congelarlo.

 

 

 

Barras crudas de dátil y matcha
6/6

Barras crudas de dátil y matcha

Para 8-10 barras

 

Ingredientes: 2 C. de aceite de coco y algo más para engrasar, 175 g de dátiles medjool deshuesados, 75 g de almendras, 30 g de semillas de lino, 1 C. de polvo matcha, 1 c. de extracto de vainilla, 75 g de copos de avena, copos de coco y polvo de matcha para cubrir.

 

Preparación:  Engrasa ligeramente la bandeja pequeña y rectangular o un plato para hornear con un poco de aceite de coco y cubre con papel de hornear. Derrite el aceite de coco en un cazo pequeño a fuego lento.

En un robot de cocina, mezcla los dátiles , las almendras, el polvo de matcha, las semillas de lino, el extracto de vainilla y el aceite de coco derretido hasta formar un puré. Añade los copos de avena, removiendo. Si la mezcla queda demasiado suelta y pegajosa, añade más avena.

Con una cuchara, pasa la mezcla a la bandeja, extendiéndola hasta las esquinas y chafándola de manera uniforme. Echa los copos de coco y el matcha por encima y haz la superficie uniforme presionando con una espátula o una cuchara.

Deja enfriar en la nevera hasta que se solidifique. Corta en barras y guarda en un recipiente hermético en la nevera.