La eclosión de la literatura erótica para mujeres ligada al éxito mundial de la trilogía Cincuenta sombras de Grey, que muy pronto verá estrenada su esperadísima versión cinematográfica, ha dejado en evidencia que el sexo y las fantasías sexuales interesan, y mucho, a las mujeres. Una búsqueda del placer en femenino que durante mucho tiempo se consideró tabú y que aun hoy hace que sean muchas las mujeres que nunca han experimentado un orgasmo.

A menudo porque nunca han explorado su propio cuerpo. Y es que la masturbación es una excelente forma de aprender qué es lo que nos proporciona placer y qué tipo de estímulos nos ayudan a alcanzar el orgasmo. Un conocimiento que nos ayudará a guiar a nuestra pareja, siempre que tengamos una comunicación, verbal o no verbal, lo suficientemente fluida para expresarle lo que nos gusta. Y es que la confianza, la comunicación o la imaginación son elementos psicológicos que juegan un papel tan importante a la hora de alcanzar el orgasmo, tanto el masculino como especialmente el femenino, como los puramente físicos.

Para poder disfrutar es también importante no obsesionarse con llegar o no al orgasmo. Una relación sexual puede ser muy placentera sin llegar al climax y pensar que 'tenemos' que llegar a él sólo es ponernos una carga de presión inútil que dificulta lo más importante para gozar: concentrarse en el instante. Y por supuesto, prestar atención a los preliminares y no olvidar que el orgasmo no sólo se alcanza con la penetración abre, y mucho, las posibilidades. Si quieres saber más sobre el orgasmo femenino, no dejes de leer el libro Orgasmo, todo lo que siempre quiso saber y nunca se atrevió a preguntar.