Cocinar es asegurarnos de saber siempre lo que comemos pero, a veces, al cocinar perdemos muchos de los nutrientes que tienen los alimentos más por desconocimiento y descuido que por ninguna otra cosa. Para evitarlo, para cocinar de manera saludable y que los alimentos nos aporten todos sus nutrientes tenemos aquí las claves que debes conocer.

1. Cocina al vapor

”Disfrutarás de sabores puros, sin diluir, algo que no ocurre cuando se hierven. Si un vegetal puede hervirse, casi seguro que también podrá cocinarse al vapor”, explica Raquel Bernácer, experta en nutrición culinaria.

2. Más sabor al cocer

“Además de hervir en agua puedes utilizar otros tipos para buscar sabores diferentes, como caldos. Añadir sal o hierbas y especias es otra buena idea para dotar de sabores interesantes a los vegetales”, propone Bernácer.

3. Cocina al dente

“Las vitaminas más vulnerables en la cocción son B1, B2, B9, A y C, por eso es importante que los alimentos permanezcan en proceso de cocción el menor tiempo posible y consumirlos a punto (al dente)”, explica Alós.

4. Cuidado al cocinar en sartén

“El pan steaming es una técnica de cocción al vapor rápida que, además, permite hacer una salsa una vez cocinadas las verduras. Consiste en cocinar en una olla baja y tapada con muy poquita agua”, explica Bernácer.

5. Trucos para el arroz

Un truco. “Añade una cucharadita de aceite de coco al agua hirviendo, antes de sumergir el arroz, después hierve a fuego lento durante 40 minutos y a continuación déjalo enfriar durante 12 horas”, aconseja Alós.

6. Cocina bien la pasta

“En un cazo grande y con agua abundante: un litro de agua por cada 100 para no concentrar el almidón. Si la dejas enfriar un tiempo y después la recalientas no estará tan sabrosa pero tendrá menos calorías”, apunta Alós. También es importante salar correctamente el agua en ebullición para que no quede ni demasiado salada ni demasiado sosa.

7. Patatas, ¿cómo prepararlas?

“Si las cortamos en dados sin que cuchillo llegue al final y en vez de eso las rompemos en el último tramo del recorrido, sueltan almidón. Prueba esta técnica cuando hagas una tortilla de patata, verás que el resultado te va a encantar. Cocinadas sin pelar y al vapor es cómo menos calorías aportan”, explica Alós.

8. Al vapor exprés

“Los moldes de silicona directamente al microondas o al horno, son una fórmula de cocción rápida que permite conservar los nutrientes. La sal debe añadirse posteriormente, es el único hándicap”, afirma Alós. Es una técnica perfecta para aquellos días en los que no tienes mucho tiempo para cocinar o simplemente te apetece hacer otras cosas sin dejar de comer bien.

9. En crudo

Un truco para aprovechar las vitaminas de las hortalizas, Alós explica que lo mejor es “intentar agredirlas lo mínimo con el cuchillo, o sea que mejor cortar en trozos grandes para que no les afecten la luz y la oxidación”.

10. Microondas

“No demonizar el microondas, no pasa nada por usarlo. Es más peligroso un horno a más de 180 grados”, asegura Alós que recomienda sacar todo el provecho a la cocción en el micro: rápido, sano y limpio. De hecho existen muchas recetas que se pueden hacer al microondas, y hay muchos alimentos que se cocinan de maravilla en este electrodoméstico. Aún así, hay algunos que nunca debes meter en el micro porque pueden explotar o perder sus propiedades.