La alimentación, como todos sabemos, es una parte esencial para mantenerse en forma. Hay muchos alimentos para adelgazar que puedes conocer en Nutrición Sin Más.

Sin embargo, hay mucho más por considerar. Aquí puedes conocer más trucos para mantenerte en forma y no volver atrás.

 

1.     La motivación es lo principal

Motivación

Sí, para mantenerse en forma— y básicamente para lograr cualquier meta— es necesario tener motivación. Sin embargo, revisa bien qué es lo que te está motivando.

Muchas veces, la motivación principal de alguien cuando quiere bajar de peso y empezar a ser saludable es de carácter netamente estético. Es decir, muchas personas se plantean bajar de peso para conseguir la aprobación de otros, conseguir pareja o simplemente verse como las chicas de pasarela.

Este es un fatal error, pues realmente no lograrás cambios o mejoras definitivas. Cuando alcances ese objetivo “principal” que te habías planteado, es muy probable que dejes de hacer lo que hiciste durante un tiempo.

La mejor motivación es hacer un compromiso con tu salud y plantearte un mejor estilo de vida. De esta forma trabajarás por una meta a largo plazo y te sentirás genuinamente bien.

 

2.     Elige una dieta que se adapte a ti

Dieta que se adapte a ti

Habiendo considerado lo anterior, es hora de elegir una dieta que se adapte a ti.

Es muy común y nada nuevo que muchas personas intenten seguir alguna dieta promovida por alguna figura reconocida. Lo cierto es que la dieta que debes seguir se tiene que adaptar específicamente a ti.

Según tu perfil hormonal, tu genética y, por supuesto, tus objetivos finales, existen distintos métodos alimenticios que probar.

 

3.     Involúcrate

Involúcrate

Al haber elegido la dieta que mejor se acople a tus necesidades, debes realmente involucrarte con el estilo de vida que está eligiendo vivir.

Una buena forma de hacerlo es leyendo más sobre alimentos y sus nutrientes. Así sabrás cómo complementar tus comidas y satisfacer tus necesidades nutricionales.

 

4.     Planifica tus comidas

Planifica tus comidas

Todo pinta hermoso hasta ahora, pero falta un elemento fundamental: la planificación.

Para garantizar que seguirás tu plan alimenticio, es recomendable que semanalmente organices lo que comerás.

De esta forma evitarás la improvisación y comer cualquier otra cosa nada saludable. Además, ¡te ahorrarás mucho dinero al hacer compras!

 

5.     Elimina la comida rápida de tu vida

Evita la comida rápida

Al inicio de cualquier dieta, llega la muy indeseada ansiedad. De la nada, te provoca una hamburguesa de algún restaurante de comida rápida o una bolsa de frituras.

¡A estas tentaciones debes decirles no! Es difícil, evidentemente, pero nada imposible. Con procurar tener una merienda saludable (como almendras, una ración de fruta o un batido natural) siempre contigo, evitarás consumir estas comidas tan dañinas para nuestro organismo.

 

6.     Haz ejercicio frecuentemente

Haz ejercicio

La alimentación siempre debe ser complementada con la realización de ejercicio recurrente.

El ejercicio es vital, sobre todo en estos tiempos modernos en los que cada vez somos más sedentarios, lo cual tiene graves consecuencias en nuestra salud.

Hacer ejercicio, además de mantenerte bien físicamente, ayuda a mantener una salud mental más estable, evitar enfermedades, dormir bien y tener más energía.

No es necesario hacer ejercicio de alta intensidad o ser maratonista, con caminar 30 minutos al día, hacer yoga o cualquier otra actividad física con la que te sientas a gusto estará bien.

 

7.     Visita regularmente a un médico

Visita a un nutricionista

Es importante siempre comprobar tu estado de salud, especialmente si decides seguir alguna dieta.

Como se explicó anteriormente, cada organismo es único y lo que le funciona a una persona puede que no te funcione a ti. Además, es importante siempre constatar nuestra salud para prevenir cualquier enfermedad.

 

8.     Consigue que alguien te acompañe en esa lucha

Consigue que alguien te acompañe en esa lucha

Por último— y no por eso menos importante— tener un compañero que esté contigo en tu nuevo estilo de vida saludable es una excelente forma de mantenerse motivado.

Al tener quien te acompañe y comparta contigo sus experiencias, todo se vuelve mucho más agradable y divertido. ¡Juntos es mejor!