Hacerse un automasaje está al alcance de todo el mundo con aparatos como el rollo de espuma u otros objetos en forma cilíndrica o esférica, unas herramientas flexibles cuyo precio ronda los 30 euros. Esta técnica, que utilizan quienes no pueden permitirse pagar un masaje al uso, se llama fisioterapia miofascial y puede ayudar a reducir la fatiga y la tirantez, a relajarnos y a mejorar la flexibilidad.

Estos automasajes se practican en el suelo y consisten en colocar el rollo o la esfera entre el suelo y la parte del cuerpo adolorida. Luego se realizan una serie de movimientos con el objetivo de hacer entrar en calor la zona a tratar para estimular así la circulación local y movilizar las articulaciones. Son especialmente indicados para quienes entrenan a diario, ya que sus músculos, al estar en tensión, son proclives a sufrir incidentes, y estas herramientas alivian la tirantez.

En España, estos aparatos están disponibles en tiendas como Decathlon, donde se puede encontrar el rollo de espuma (a partir de 19,95 euros) y el balón tonificador (a partir de 6,95 euros). Otros establecimientos disponen de herramientas como la Gymball (a partir de 36,50 euros), el balón medicinal (87 euros) y varias bolas de rehabilitación y ejercitación de las manos (a partir de 2 euros).