Si haces dos por la mañana y dos por la noche en sesiones de 10 minutos al día obtendrás los resultados muy rápidamente. Un consejo, motívate con una play-list con 3 temas que te apasionen y los 10 minutos volarán.

1. Abdominales de pie Con la piernas extendidas y separadas a la anchura de las caderas. Los brazos están flexionados delante del pecho, con los puños cerrados. Inclina la parte de arriba del cuerpo hacia delante al mismo tiempo que llevas la pierna derecha flexionada hacia el codo izquierdo, encontrándose a medio camino. Luego, vuelve a la posición del principio contrayendo bien el vientre y enderezando la espalda. ¿Cuántas veces? 10 veces de cada lado. ¿Cómo respirar? Espira cada vez que el codo toque la rodilla. No lo hagas demasiado deprisa para no desequilibrarte.

2. Para tu cintura Acuéstate apoyada sobre el codo izquierdo. Las piernas extendidas y el pie derecho pasa por encima del izquierdo para mayor estabilidad. El brazo derecho está flexionado encima de la cabeza, la mano se apoya sobre la parte de atrás de la cabeza- Haz una rotación con la parte superior del cuerpo hasta llevar el codo derecho al suelo. Atención! No relajes abdominales, caderas ni pelvis. Vuelve luego a la posición de inicio. ¿Cuántas veces? 5 veces al día. ¿Cómo respirar? Espira profundamente por la boca cuando lleves el codo al suelo.

3. Glúteos y abdominales, todavía más tonificante En plancha, con las piernas juntas y extendidas, la parte de delante de las piernas apoyada en un balón de gimnasia. Contrae el vientre y aprieta las nalgas. Mantén el equilibrio y levanta la pierna derecha lo más alto posible, desplazando el peso del cuerpo hacia delante. ¿Cuántas veces? 5 veces de cada lado. ¿Cómo respirar? Espira por la boca cuando subas la pierna.

4. Glúteos y abdominales, todavía más tonificante Este jercicio permite trabajar todos los abdominales a la vez. A cuatro patas, desplázate ligeramente hacia delante. Apóyate sobre la mano derecha y lleva el brazo izquierdo detrás de la nuca. Vuelve a poner el peso de tu cuerpo en el centro. Manteniendo el equilibrio, levanta lentamente tu pierna derecha flexionada hacia el exterior y bájala al mismo ritmo. ¿Cuántas veces? 5 elevaciones de cada lado. ¿Cómo respirar? Espira muy lentamente por la boca cuando levantes la pierna.

Éste es el inicio de un plan para conseguir un vientre plano en cuatro semanas. Además de ejercicios, encontrarás dietas y trucos para poner firmes a tus abdominales. Todo en el libro Conseguir y mantener un vientre plano. Especial mujeres de la Editorial Malinka.

Si tu problema tiene que ver más con el hinchazón, aquí encontrarás consejos nutricionales y de hábitos para perder volumen.