Si hay algo que nos hace iguales a todos, eso es, en términos médicos, el dolor de espalda. Pocos se libran de esas molestias que afectan, sobre todo, la zona lumbar y las cervicales, y que constituyen una de las principales causas de incapacidad laboral en todo el mundo.

Afortunadamente, la mayoría de dolores de espalda son evitables o se pueden prevenir, apuntan los expertos y el yoga es una buena opción para lograrlo. Y es que es una disciplina muy completa que tiene infinitos beneficios en nuestro bienestar.

Practicarlo nos acerca a un concepto de salud más amplio y holístico, la salud integral que tiene en cuenta la ausencia de enfermedades y de dolor, pero también el bienestar psíquico. Con el yoga se puede trabajar la musculatura usando el propio cuerpo como peso y resistencia alcanzable para la mayoría de las personas, incluso para quienes no hacen mucho deporte.

El yoga es también recomendable en caso que nos ocupa, el de los dolores de espalda como una forma de estirar suavemente y de fortalecer los músculos. Al practicarlo de manera lenta y controlada con todas las partes del cuerpo, se recupera la buena postura y también algo esencial: logramos tomar conciencia corporal.

Los estiramientos y las posturas que mueven la columna vertebral en todas las direcciones (flexión, rotación/ torsión y extensión) permiten crear espacio entre las vértebras y favorecer los discos intervertebrales para mantener una columna lo más sana posible. También las técnicas de respiración (pranayama) y meditación en yoga ayudan a calmar la mente y relajar nuestro físico.

Estos ejercicios que te proponemos a continuación están pensados para reforzar los músculos, prevenir nuevos dolores de espalda y mitigarlos si ya los sufres.