La tendencia en gastronomía es apostar por una alimentación saludable con productos ecológicos. Cada vez más buscamos ingredientes sin aditivos, bajos en sodio, grasa y, entre más vitaminas, mejor. Es por eso que las verduras son una buena forma para aprovechar todos estos beneficios y la opción del caldo es de lo más sencilla y apetecible –ya sea en frío o caliente–. Es por eso que la zanahoria es un must en cualquier receta fresca. Y más en esta temporada de verano.

La zanahoria es una raíz que beneficia a nuestro organismo en muchos aspectos:

1. Para el cabello y las uñas: La zanahoria tiene un alto contenido en betacarotenos (provitamina A) que fortalece las uñas y el cabello, al que aporta brillo. Si te gusta aplicarte tratamientos hidratantes, comer una que otra zanahoria ayudará a que el tratamiento sea completo. 

2. Para las mamás: Además, la ingesta de betacaroteno y la vitamina A mejoran la calidad biológica de la leche materna lo cual beneficia a la madre y al bebé en un solo alimento. 

3. Para la piel y cicatrices: beneficia al hígado gracias a la vitamina A. Esto ayudará a que la piel esté más saludable y aporta las vitaminas necesarias para una mejor cicatrización de cualquier herida o intervención quirúrgica.  

4. Para las inflamaciones abdominales: Es un antioxidante ya que ayuda a eliminar parásitos e inflamaciones intestinales. En la mayoría de los casos, la inflamación proviene de una reacción a un alimento, así que combatir dicha inflamación con otro alimento es una buena manera de mantener a raya la hinchazón con métodos naturales. 

5. Para las gastritis: Puede calmar las molestias gástricas como el exceso de acidez debido a su contenido en sales minerales como el sodio, cloro, potasio y vitaminas del complejo B. Ayuda a combatir el estreñimiento y el dolor de estómago por intoxicación. Y por si fuera poco, gracias a su alto contenido en fibra, previene el estreñimiento.

6. Para los cálculos renales: Por su alto contenido en agua, es diurética y ayuda a la prevención y desintegración de cálculos renales. Esta es una opción si el jugo de arándanos no termina de gustarte. 

7. Para los peques: Es rico en vitamina C y hierro por lo que es perfecta para la alimentación durante la infancia. Ya sea en cubos, rayada, a mordidas cual conejo o con un poco de hummus en caso de no convencerlos... es un perfecto snack por la mañana en estos días de calor. 

8. Para los grandes: Ayuda a reducir el colesterol y es alcalinizante (depuración de la sangre). 

9. Para los dientes: Comerla cruda fortalece los dientes y as encías. Y no solo la zanahoria, ingerir verduras crudas mejora el riego sanguíneo bucal y evita que las bacterias se adhieran a los dientes, además el flúor  ayuda a mantener un buen estado el esmalte dental y evita la aparición de caries. No es coincidencia tener la imagen de Bugs Bunny con unos dientes fuertes y sanos comiendo una zanahoria. 

10. Para los ojos: Se recomienda el consumo diario de zanahorias para las personas con pérdida de la agudeza visual y ceguera crepuscular.

Además son de lo más versátiles y se pueden comer de crudas –son un tentempié ideal para cuando el hambre acecha a media tarde–, al horno, en ensaladas o en caldo como el que nos propone Aneto 100% Natural, empresa concienciada con la salud y el medio ambiente, con su nuevo caldo para beber. Tómalo en caliente, como una infusión, o en frío, una opción refrescante para los días más calurosos.

Es ligero pero saciante y todos los ingredientes del nuevo Caldo Natural de Zanahoria de Aneto son frescos, naturales y ecológicos y dan como resultado un caldo bajo en sal y en grasa pero rico en betacaroteno. Es perfecto para las alérgicas al gluten o la lactosa, para las que buscan bajar de peso o, simplemente, llevar una alimentación saludable e incluso vegana.
 

Receta Caldo Aneto para beber
 

Si no te quieres perder ninguna de estas propiedades anímate a probar esta deliciosa receta de sopa de zanahoria con brócoli y ricotta que nos propone Aneto.