1. Formentera es pequeña y plana, por lo que está permanentemente expuesta a todos los vientos. Los molinos también forman parte del paisaje de la isla. Los conocidos como 'molins de sang', activados por tracción animal, fueron sustituidos por molinos de viento y algunos de ellos aún funcionan. Los tres más antiguos documentados son el Molí d'en Teuet (1773), el Molí Vell de la Mola (1778) y el Molí de ses Roques (1797). 
  2. Si queréis dedicar un rato a las compras podéis disfrutar de Las Brisas, un local en Cantoni Guillerm, Sant Francesc, donde encontraréis productos de piel y firmas italianas.
  3. Con el acento italiano que tiene Formentera era de esperar que contara con unos buenos ejemplos de comida italiana y dicen, y podemos certificar, que en Macondo hacen las mejores pizzas de la isla (calle Major, 1, Sant Ferran). 
  4. Con 82 kilómetros cuadrados, Formentera es perfecta para recorrerla a pie o en bicicleta a través de sus circuitos verdes en más de 15 recorridos señalizados.
  5. Formentera cuenta con encantadores restaurantes con los que podéis despedir el verano, como Juan y Andrea (Playa de Illetes) o Marlaca (Urb. Paraiso de los Pinos, Sant Francesc), abiertos hasta el 30/9.
  6. Aprovechad los últimos días para gozar de las playas, como la de Roca Bella o la Platja Migjorn. Aquí se encuentra el Hotel Real Playa , un hotel rústico de sólo siete habitaciones. Abierto hasta el 20 de octubre.
  7. El Parc Natural de Ses Salines es uno de los entornos más especiales de las Baleares por su abundante flora y fauna. Ocupa casi todo el vértice sur de Ibiza, el norte de Formentera y los islotes que separan ambas islas.
  8. El hotel urbano y de diseño Es Marés en Sant Francesc ofrece un spa con el que se puede sentir el efecto de Formentera más allá del verano. También cuenta con un restaurante de cocina mediterránea vanguardista.
  9. Los faros son clave en el paisaje: desde el de la Mola, que inspiró a Julio Verne, hasta el de Cap de Barbaria, mediático a partir del filme Lucía y el sexo.
  10. Formentera tiene una rica historia y el sepulcro megalítico de Cana Costa es ejemplo de ello. Fecha de la Edad de Bronce y se encuentra al norte de la isla, entre Estany Pudent y Es Pujols.


Si otoño es tu estación favorita, no te pierdas estos 3 destinos donde disfrutar de paisajes extraordinarios.