Correr, bailar, hacer yoga o boxear. Son muchos los deportes y disciplinas a nuestro alcance. Hay quien se adentra en el arte de perderse con el senderismo y la escalada y ya no sale de esa adicción que le proporciona el contacto directo con la naturaleza. Ostros prefieren apostar por deportes más accesibles como el running, el pilates o la natación. Modalidades bien distintas unidas bajo el mismo objetivo: liberarnos de las trabas del día a día. Así de sencillo. Y es que el deporte es, desde hace años, la mejor práctica para conectar con nuestro cuerpo y dejar de lado las imposiciones mentales.

Cuando hacemos deporte muy pronto aparece en nosotros la sensanción de desconexión. Darle al botón del off, desactivar todo lo superfluo para adentrarnos en el terreno de lo físico. Allá donde los grandes problemas se que acaban diluyendo o, al menos, relativizando.

Pero ¿qué relación existe entre el deporte y la salud mental? Más allá de la simple afición por un deporte, el cual nos interesa por cómo influye en nuestro físico, ¿somos conscientes de los beneficios que tiene en nuestra salud mental? De hecho, no todos los deportes tienen efectos inmediatos en nuestro cuerpo. Por ejemplo, el yoga requiere de mucha práctica hasta conseguir alcanzar cierta flexibilidad y escucha, además de concentración en lo que tu cuerpo te va indicando. Esto demuestra como las prácticas deportivas tienen, en ambos sentidos, beneficios tanto físicos como psicológicos.

¿Acaso nunca has sentido esa sensación de bienestar que invade tu cuerpo cuando acabas de correr? Y, ¿qué hay de esa paz que notas después de 45 minutos practicando natación? El cuerpo no engaña y la mente menos. Son muchas las personas que encuentran en el deporte el mejor aliado para paliar los efectos de los principales problemas psicológicos.

Una disciplina deportiva específica es en ocasiones mejor que muchos fármacos. Pues, aunque no lo cura todo, menos aún lo que requiere de prescripción médica, sí que es cierto que practicar deporte ayuda a conseguir un equilibrio físico y mental, según un estudio presentado por Gympass, la plataforma de corporate wellness y Ifeel, la app de psicólogos online.

 

El deporte el mejor aliado para paliar los efectos de los principales problemas psicológicos

 

Ahora bien, si eres de esos que todavía no han encontrado cuál es su deporte ideal y prueban y prueban, pero no consiguen engancharse con ninguno, te mostramos ahora como existe, para cada problema psicológico, un tipo de deporte. Iniciarse no será complicado una vez compruebes los beneficios que deportes como el boxeo, la natación, el baile, el pilates, el yoga o el running tienen tanto en tu salud mental como física. 

Por ejemplo, el boxeo proporciona una gran cantidad de endorfinas, mientras que con el yoga aprendes a controlar tu respiración. Si eres más de deportes al aire libre, recuerda que practicar running podría ayudarte a mejorar la circulación sanguínea y la frecuencia cardiaca.

Descubre ahora 10 disciplinas deportivas para 10 problemas psicológicos y adéntrate en el deporte que más se adecúe a tus necesidades. Aquel con el que liberarse de todo lo contenido durante el día a día.

 

 

Yoga y ansiedad
1/10

Yoga y ansiedad

La práctica del yoga se recomienda ante repetidos episodios de ansiedad. Esta disciplina física y mental ayuda a controlar la respiración, conseguir consciencia sobre el cuerpo y gestionar las emociones de manera positiva.

Boxeo y depresión
2/10

Boxeo y depresión

En caso de pacientes con trastornos depresivos, los especialistas aconsejan el boxeo. Esta práctica, ya sea en un ring o contra un saco, alivia los síntomas de la depresión, pues proporciona una gran cantidad de endorfinas, un refuerzo natural del estado de ánimo. Fomenta además la confianza y la autoestima.

Pilates y ataques de pánico
3/10

Pilates y ataques de pánico

El pilates es, como el yoga, ampliamente conocido y practicado. Un deporte que además se recomienda a pacientes que suelen tener ataques de pánico con el objetivo de reducirlos.

Ayuda a dominar el cuerpo y controlar los impulsos, además de aportar capacidad de concentración.

Running e insomnio
4/10

Running e insomnio

Si eres de esas personas que padece largos episodios de insomnio, el mejor deporte en ese caso es el running, ya que las actividades de carácter aeróbico mejoran la circulación sanguínea y la frecuencia cardiaca, relajando el cuerpo y facilitando un mejor descanso.

Deportes de equipo y falta de habilidades sociales
5/10

Deportes de equipo y falta de habilidades sociales

Los problemas para interactuar con otras personas tienen que ver con la falta de destrezas comunicativas y problemas de autoestima. En estos casos se prescribe la práctica deportiva en grupo, ya que contribuye a mejorar las relaciones sociales, como por ejemplo, fútbol, baloncesto o voleibol.

En estos deportes es esencial contar con el otro y comunicarse con él a través de mensajes sencillos y claros que favorezcan vencer juntos. 

Natación y dificultades con la soledad
6/10

Natación y dificultades con la soledad

La natación es un deporte que normalmente se practica de manera individual, por lo que puede resultar útil a personas que toleran mal estar solas o no compartir actividades y que quieren mejorar en este aspecto.

Al ser imposible practicarla escuchando música o viendo algo que no sea el carril por el que estás nadando, te aísla del exterior, ayudándote a focalizar la atención en ti en un espacio donde solo tú estás presente.

Bailes de salón y problemas de pareja
7/10

Bailes de salón y problemas de pareja

Aunque practicar cualquier deporte en pareja puede resultar beneficioso para la buena marcha de la relación, cualquier modalidad de bailes de salón es el mejor aliado.

Fomentan el contacto físico, la coordinación de uno con otro, pueden resultar divertidos y favorecer que los participantes se centren en una acción compartida y en no discutir.

Spinning y baja autoestima
8/10

Spinning y baja autoestima

El deporte en general ayuda a paliar los problemas de autoestima, pues favorece la producción de neurotransmisores relacionados con el placer, relaja, ayuda a descansar y a tener un cuerpo más sano y tonificado, lo que contribuye a mejorar la autoestima.

El spinning es un deporte muy completo, pues ayuda a quemar grasas y tonificar mientras pasas un buen rato en compañía y con buena música.

Karate y duelo
9/10

Karate y duelo

Para aquellos que hayan perdido a un ser querido y estén atravesando una etapa de duelo, puede resultar beneficioso practicar algún deporte que ayude a descargar emociones y actúe como un anclaje en el aquí y ahora.

Deportes que requieran contacto, conciencia del cuerpo y expresión controlada de la energía, como el karate, pueden ser de ayuda en algunas situaciones difíciles

Taichi y Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)
10/10

Taichi y Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

El taichi es una disciplina que requiere un entrenamiento riguroso, gran capacidad de concentración y coordinación y control sobre el cuerpo. El desarrollo de estas capacidades puede ser muy beneficioso en el abordaje del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).