1. Normas y límites
Son los grandes aliados de la seguridad y la confianza. Aunque los pequeños rebeldes no lo reconozcan, saben que es necesario cumplir con el orden.

 

 

2. No vacilar y no ceder
Si has de enfrentarte a una situación poco agradable con el adolescente, es importante que te mantengas firme y el menor puede así superar su crisis. Si cedes conseguirás que tu hija o hijo tenga menos autocontrol.

3. Una cosa son las necesidades y otra los caprichos
No entres en la dinámica del consumismo pues tendrás todas las papeletas para perder y cada vez querrán más y más. Deja claro a tu hijo que comprar no es sinónimo de felicidad.

4. Sigues siendo un modelo
Aunque creas que solo los niños aprenden por modelaje, los adolescentes lo siguen haciendo. Por tanto, seguridad en lo que hacemos y lo que decimos.

5. Potencia sus habilidades y mitiga sus defectos es básico para una buena educación.

6. Problemas, sentimientos e inquietudes
Son importantísimos y como tal debes hacérselo saber. Que no crea que solo importan los éxitos y los fracasos escolares.

7. Ambos padres a una No os contradigáis.
Es vital seguir la misma línea de actuación, especialmente si ella o él está delante.

8. Escúchale
Tiene que sentirlo, que estás ahí para escucharle si muestra una actitud razonable.

9. No sermonees
Sobre todo, en momentos en los que la situación está fuera de control. Si ella o él no escucha, calla. No es el momento óptimo para dialogar con ellos. Espera a que pase el estallido emocional.

10. Negocia
La actitud de los progenitores ha de ser clara: hay cosas que se negocian y otras que no. Deja claro qué es innegociable.

A la hora de educar a los hijos es importante, tampoco pasarnos de la ralla y estar demasiado encima. Evítale siguiendo estos 6 consejos para no sobreproteger a tus hijos.