Después de las largas vacaciones del verano, ha llegado uno de los días más emocionantes del año para los niños: la ansiada o la temida vuelta al cole de septiembre. Sea más o menos deseada para los pequeños, para los padres representa también el punto final de las vacaciones y de la vuelta a la rutina, probablemente con horarios otra vez un poco más rígidos marcados por la escuela y las actividades extraescolares.

Aunque la mayoría de niños y niñas comen en el cole, y esta es una comida por la que no debemos preocuparnos demasiado, a los padres nos toca planificar y preparar los desayunos y las meriendas. Y lo más fácil es que caigamos en el clásico bocadillo de jamón o queso que, si preparamos con pan y embutido de calidad no tiene por qué ser malo. Pero existe una infinidad de opciones sanas y también fáciles de preparar que podrán transformar los desayunos y las meriendas de tus hijos en comidas más variadas y sanas, pero no menos saciantes.

Seguramente, estarás pensando en la fruta… ¿Verdad? Obviamente, la fruta de temporada es un recurso siempre válido para tomar entre horas, pero tal vez los pequeños no queden suficientemente saciados, así que deberíamos complementarla con algo más. En ese sentido, recuerda que los zumos de fruta industriales no cuentan como piezas de fruta ni como opción sana ya que la mayoría vienen cargados de azúcar y contienen, en realidad, poca fruta.

Aquí tienes diez propuestas de desayunos y meriendas fáciles y sanas, elaboradas con comida real, con base eminentemente vegetal y sin productos ultraprocesados ni azúcares añadidos.

Yogur con fruta y frutos secos
1/10

Yogur con fruta y frutos secos

Puedes llevarlo en un tupper: vierte en un bol un yogur natural y entero y añádele una pieza de fruta cortada a dados pequeños, junto a un puñado de frutos como almendras, nueces, avellanas, etc.

Hummus o patés vegetales con palitos de verduras
2/10

Hummus o patés vegetales con palitos de verduras

La cuestión es que el paté asegure una buena porción de proteínas vegetales para conseguir una comida más nutritiva y saciante. Si quieres evitar las tostadas o palitos, puedes acompañar de crudités de verduras.

Aquí tienes 7 recetas de hummus diferentes.

Batidos verdes
3/10

Batidos verdes

Hay un montón de posibilidades, pero si les añades una fruta saciante como el plátano o el aguacate, bebidas vegetales, cremas de frutos secos u otras preparaciones, les dará energía hasta la hora de cenar. Aquí tienes unas cuantas recetas:

 

Púding de chía
4/10

Púding de chía

No solo debemos tomarlo los mayores, ¡a muchos pequeños también les encanta! Prepáralo con bebida vegetal y fruta. También puedes añadirle frutos secos o semillas para hacerlo más saciante o crujiente.

Recetas: con chocolate y plátano o con peras caramelizadas.

Muesli con fruta y semillas
5/10

Muesli con fruta y semillas

Puedes comprarlo ya hecho o bien prepararlo tú en casa tostando los frutos secos y las semillas en el horno. Si prefieres comprarlo hecho, evita los industriales y decántate por los ecológicos o los que venden a granel en tiendas de alimentación natural.

Overnight oats
6/10

Overnight oats

Una preparación similar al púding de chía pero con avena, que puedes preparar la noche anterior y dejar preparándose en la nevera. Aquí tienes la receta.

Galletas caseras
7/10

Galletas caseras

¡Prueba nuestras galletas de avena y manzana o bien las de calabaza y arándanos y triunfarán no solo entre los peques!

Compota de manzana
8/10

Compota de manzana

Sobre todo, útil para los días más fríos en que no nos apetece tomar fruta cruda. Puedes acompañarla con yogur o bien con una rebanada de pan integral.

Barritas energéticas
9/10

Barritas energéticas

Puedes prepararlas en casa el domingo y ya tienes merienda para toda la familia durante la semana. Prueba nuestras cinco recetas mágicas de barritas. Aquí tienes 5 recetas de barritas energéticas caseras.

Pan integral de espelta o de kamut con aguacate y tomate
10/10

Pan integral de espelta o de kamut con aguacate y tomate

El pan no es un alimento que debamos descartar per se. Aunque últimamente parece que lleva mala prensa, el que debemos evitar es el pan blanco hecho con harina refinada de baja calidad. Opta por el integral de harinas como la de espelta o la de kamut, o bien alguna sin gluten si hay alguna intolerancia, como las de trigo sarraceno o arroz.