Las frutas y verduras tienen propiedades diuréticas porque son ricas en agua y potasio, con lo cual estimulan los riñones y ayudan a prevenir la retención de líquidos. El libro Los 100 alimentos que curan de la A a la Z destaca, además, que algunas hortalizas contienen sustancias concretas (como los fructosanos del espárrago, por ejemplo) que estimulan los riñones de manera específica.

Es importante saber que no se debe abusar de los suplementos e infusiones diuréticas como método para perder peso. Consulta siempre con tu nutricionista como debes incluirlos en tu dieta. Si nos excedemos en su consumo, se puede producir deshidratación, problemas musculares a causa de la pérdida de potasio, arritmias o baja presión.


¿Cuáles son los alimentos más diuréticos?

Alcachofa
Apio
Berenjenas
Espárragos
Cebolla
Puerro
Endibias
Lechuga
Piña
Melón
Sandía
Plátano
Pera
Hinojo
Salvia
Ortiga
Perejil

En general todas las frutas y verduras son diuréticas y, por lo tanto, ayudan a evitar la retención de líquidos.


Si necesitas una ayuda extra en tu lucha contra la retención de líquidos, te recomendamos la infusión Dren.


El exceso de consumo de sal es una de las principales causas de la retención de líquidos, así que te explicamos 5 maneras de salar tus platos sin sal.