Al igual que cualquier otro tipo de relación, las amistades requieren esfuerzo, voluntad y detalles para mantenerlas y ayudarlas a crecer. Siguiendo estas tres claves se conseguirá una amistad más estrecha y duradera:

1.- Mostrar aprecio. A veces, cuando se conocen a los amigos desde hace mucho tiempo, se pueden dar las cosas por sentado. Sin embargo, es recomendable mostrar aprecio hacia ellos y evidenciar interés por los acontecimientos que tienen lugar en su vida.

2.- Cuidarlos en los momentos difíciles. Cuando un amigo tiene problemas o está pasando por un momento duro en su vida, es esencial darle apoyo y prestarle más atención de la habitual. Además, siempre se le puede ayudar intentando aportar soluciones.

3.- Mantener el contacto. Cuando se pone esfuerzo en las relaciones, florecen. No siempre se puede pasar el tiempo con los amigos, por lo que es importante ponerse en contacto con ellos como mínimo un vez por semana para estar informado de cómo están y trasladarles el mensaje de que estamos para lo que necesiten.