Aunque la coctelería está de moda durante todo el año, hay una versión que es perfecta para el verano: te proponemos disfrutar de tu combinado ideal en versión polo, ¡totalmente refrescante!

  1. Polo de mojito: Hierve dos vasos de ron blanco (2 minutos desde que rompa a hervir) y enfría. Deja un vaso y medio de gaseosa en el frigorífico durante toda la noche (para que pierda el gas). Infusiona 20 hojas de menta/hierbabuena en un vaso de agua y 200 gramos de azúcar y pon la mezcla a calentar a fuego fuerte durante 4 minutos. Apaga el fuego y deja reposar media hora antes de retirar las hojas. Mezcla con el ron, la gaseosa y el zumo de 4 limas, introduce en los moldes y deja congelar al menos 24 horas.
  2. Polo de fresas y champán: hierve 100 ml de agua con 150 gramos de azúcar y dos cucharadas de zumo de limón hasta que el azúcar se disuelva (5 minutos). Deja que se enfríe. Introduce medio kilo de fresas en la trituradora hasta que se hagan puré. Mézclalo con la preparación anterior y 250 ml de champán hasta que quede homogéneo. Distribúyelo en los moldes y deja congelar al menos 6 horas.
  3. Polo de bloody mary: introduce en la trituradora 850 grs. de tomates, un apio, el zumo de medio limón, 4 cucharadas de salsa Worcestershire, 2 cucharadas de mostaza de Dijon, una pizca de cayena, sal y pimienta. Tritura hasta que quede un puré. Añade 100 ml de vodka y mezcla durante 30 segundos. Introduce en los moldes y deja congelar durante toda la noche.