¿Cuántas veces le das vueltas a las cosas? Constantemente, estamos repitiéndonos lo mismo todo el rato, sin parar de pensar. Nos obsesionamos demasiado, en lugar de tomárnoslo con calma. Incluso, nos olvidamos de las cosas buenas y positivas que nos rodean, ya que solo nos centramos y focalizamos nuestra atención en los problemas y las dificultades que se nos presentan. Es un círculo vicioso que se activa cuando algo no sale bien. ¡Y en el sexo sucede igual! 

Los problemillas también existen en las relaciones sexuales, pero los complicamos más de la cuenta y acabamos agravando una situación que no era para tanto. Llegar al orgasmo es una de las mayores preocupaciones que tienen las mujeres. Sentir el máximo placer y alcanzar el clímax no siempre es fácil. Es normal darle vueltas al asunto, pero si nos preocupamos demasiado podemos acabar empeorándolo todo.

Según las expertas en sexualidad Pilar Cristóbal, Sylvia de Béjar y Núria Jorba, la clave está en pensar menos y actuar más. Quizás, si nos centráramos en disfrutar del momento, nos olvidaríamos de todo. Al desconectar y dejar de lado las preocupaciones, probablemente, aumente la posibilidad de sentir más placer y, en consecuencia, podamos alcanzar el orgasmo. Pero como sabemos que la teoría siempre es más sencilla que la práctica, te dejamos unos tips para que empieces a sentir más y mejor.

¿Qué podemos hacer? 

Hay muchas estrategias que podrías seguir para alcanzar el orgasmo, pero recuerda que lo más importante es disfrutar. Si sigues estos consejos, tus relaciones podrían mejorar mucho. ¡Toma nota! 

Responsabilízate

No culpes a tu pareja de que el sexo no funciona. Hazte responsable de tu placer: conócete a ti misma, exprésate y explica lo que quieres. No presupongas que se deba saber todo, no pongas esa losa sobre tu pareja.

Fantasea

No eres una "suelta" por dejar volar tu imaginación allá adonde quiera ir. Permítete tener fantasías, leer y ver películas sobre sexo. La mente puede llegar a ser muy creativa y sorprenderte con cosas nuevas. ¡Añade más chispa en la cama! 

Adiós al miedo, la vergüenza y la culpa

Son emociones que paralizan, habituales en las mujeres con anorgasmia. El sexo es uno de los pilares de la autoestima y un aspecto fundamental en nuestra vida, si normalizas esto, te podrás desbloquear. Trabaja la confianza y ya verás como te olvidas rápidamente de lo demás. 

Experimenta

No hay que hacerlo todo, pero tampoco experimentar asco por nada. Aprender y probar cosas nuevas alentará tu vida sexual. Una vez te has liberado de los tabús apúntate estas 6 claves para aumentar el placer durante el sexo. 

Comunícate

En muchas parejas suele haber una falta de comunicación tremenda. Conocer lo que piensa cada uno es fundamental para saber qué sucede en cada momento. Deberíamos decir lo que nos gusta y ponerlo a prueba. Y, evidentemente, no hacer aquello que no nos apetezca. 

Aumenta la frecuencia

Contra más sexo, más ganas de más. Al aumentar la práctica sexual, incrementa también el placer y el deseo sexual. ¡Disfrutarás más! Y no esperes siempre a irte a la cama, en ese momento quizás estás tan cansada que te quedas frita a la primera. ¿Por qué no innovas? 

Crea un ambiente especial

Seduce a tu pareja, creando una atmósfera diferente y especial. Un ambiente ideal estimulará tu deseo sexual y te hará sentir más placer. Crea un escenario diferente al habitual o ves a buscarlo.  

No olvides los preliminares

Las prisas no son buenas. Tómatelo con calma y disfruta de cada paso. Ideas como usar aceites corporales, hacer masajes, muchas caricias y más besos, pueden ayudarte. Tardamos más en estar preparadas, por lo que hay que dedicarle más tiempo a los preliminares. 

Incluye los alimentos afrodisíacos 

Nos los acabemos comiendo o no, los alimentos afrodisíacos aumentan el deseo sexual. Solamente con verlos, ya podemos entender la situación y hacer despertar la libido. Su aroma y sabor, nos excita y contribuye al placer. 

Quiérete a ti misma

Si nosotras no lo hacemos, ¿quién lo hará por nosotras? Valórate más y quiérete más. Tu pareja te adora tal y como eres, por lo que no sufras y mejora esa autoestima. Mímate y siéntete bien con tu cuerpo. ¡Todas somos perfectas!