1. Olvidarnos de la luz solar: Exponernos a los rayos solares por la mañana (en lugar de por la tarde) reduce la posibilidad de que nuestra masa corporal sea alta, según un estudio reciente. Recibir de 20 a 30 minutos de luz solar por la mañana regula el apetito, el metabolismo y los niveles de energía.

2. No beber agua: Si no bebemos agua por la mañana, nos pasamos todo el día intentando recuperar la hidratación que nos falta, ya que un cuerpo poco hidratado es también un cuerpo más confundido, malhumorado y cansado. La solución: beber tres vasos de agua al levantarnos.

3. Hacer deporte sin desayunar antes: Esto provoca que nos pasemos el resto del día con la energía baja y de mal humor. Por lo tanto: es recomendable desayunar de forma saludable antes de hacer deporte.

4. Tener un camino desagradable hacia el trabajo: Parar tener un buen día, es fundamental empezarlo con buen pie, cosa que es imposible si nos pone de mal humor no podernos sentar en el tren, por ejemplo, o estar atrapados en un atasco. Escuchar música, leer un buen libro o incluso mudarnos puede hacer mucho por nuestra felicidad.