En algún momento de nuestras vidas, todas (o la gran mayoría) nos hemos deslizado sobre las ruedas de nuestros patines, ¡o al menos lo hemos intentado! Mientras que para algunos supone sólo una forma de ocio, para otros llega a convertirse en una práctica deportiva en toda regla, e incluso un estilo de vida, sobre todo en la adolescencia: basta con pasearse por delante de una de esas conocidas zonas diseñadas para la práctica del ‘skateboard’ para darse cuenta de ello.

Pero lo cierto es que, por si no lo sabías, ya hace tiempo que el patinaje dejó de ser simplemente una actividad para pasar el rato: pese a que el patinaje de velocidad en línea aún no forma parte de los programas de los Juegos Olímpicos de verano, su modalidad sobre hielo sí que está reconocida por el Comité Olímpico Internacional, tanto el patinaje artístico como el de velocidad.

De hecho, el patinaje es en realidad una práctica deportiva de lo más completa, y tiene incontables beneficios para la salud que quizás no conocías, además de dar pie a numerosos deportes (hockey sobre patines, patinaje extremo sobre hielo, etc.). Y es que ya llevamos mucho más tiempo del que puedas imaginar deslizándonos sobre este calzado con ruedas: algunas de las primeras ruedas para patines datan del siglo XVIII. Los primeros modelos, como el que creó el holandés Hoans Brinker en el año 1733, estaban fabricados en metal e iban sujetos al pie por correas. A inicios del siglo XX el patinaje queda consolidado como deporte, con la creación, en 1924, de su primera federación internacional, con sede en Suiza.

Hoy en día existen diversas modalidades de patinaje, pero todas ellas se basan en el mismo principio: adquirir una combinación perfecta entre cuerpo y mente para deslizarse sobre una superficie regular, algo que comporta un esfuerzo aeróbico que mezcla fuerza, habilidad y resistencia, y en el que el sentido del equilibrio y el manejo del espacio juegan un papel muy importante.

ALGUNAS RECOMENDACIONES PREVIAS

Como hemos comentado, el patinaje es un deporte que requiere un alto nivel de concentración y coordinación sensorio-motriz, por lo que es muy importante tomar ciertas precauciones para desplazarte con seguridad y evitar posibles lesiones. Algunas de las recomendaciones más comunes son:

  • Utiliza siempre protecciones: rodilleras, coderas, muñequeras y casco. Aunque al principio se te antojen algo aparatosos y quizás no te sientas la más sexy del mundo, estos accesorios evitarán que te hagas daño en caso de caída, por lo que son de extrema importancia cuando no controlas bien el equilibrio.
  • Evita patinar sobre superficies peligrosas: los suelos pedregosos, de arena, mojados o con algún otro líquido derramado podrían ser peligrosamente resbaladizos y ocasionar alguna caída innecesaria.
  • Si patinas por la noche, hazte visible: utiliza un chaleco u otros accesorios reflectantes para asegurarte de que eres perfectamente visible, en especial si tienes que circular por la calzada.  

BENEFICIOS DEL PATINAJE

Como actividad deportiva que es, el patinaje tiene múltiples beneficios para nuestro cuerpo, nos ayuda a mantenernos en forma, a quemar grasas y favorece nuestra coordinación y equilibrio. Se trata, así, de un deporte muy completo, por lo que está especialmente recomendado para los niños, sobre todo aquellos que tienen problemas a nivel de psicomotricidad o que les cuesta concentrarse en los estudios. Del mismo modo, los adultos también pueden aprovecharse de los innumerables efectos beneficiosos del patinaje:

Fortaleces el corazón
1/10

Fortaleces el corazón

Este músculo mejora desde la primera sesión. Practicando deportes aeróbicos con frecuencia, la resistencia se gana muy pronto.

Tonificas piernas y músculos
2/10

Tonificas piernas y músculos

Mientras aprendemos a patinar, trabajamos esencialmente las piernas (gemelos, isquiotibiales, cuádriceps, abductores, aductores y glúteos), pero a medida que ganemos técnica y velocidad los resultados se notarán también en el tronco, los hombros y los brazos.

Consigues unos abdominales más fuertes
3/10

Consigues unos abdominales más fuertes

La posición que se adopta al patinar (centro de gravedad bajo, rodillas semiflexionadas, cabeza ligeramente avanzada y tronco inclinado hacia delante) nos permite tonificar abdominales y lumbares de una manera sorprendente. Estos músculos también trabajan en las sesiones de iniciación, pues nos ayudan a mantener el equilibrio en todo momento.

Te aporta más potencia corporal
4/10

Te aporta más potencia corporal

Otro de los grandes beneficios del patinaje es que te ayuda a desarrollar la fuerza (sobre todo en lo que concierne a la construcción de músculos del tren inferior). El entrenamiento de fuerza, también conocido como entrenamiento de resistencia, nos ayuda a la larga a fortalecer el cuerpo y mejora nuestro sistema inmune, a la vez que reduce el riesgo de padecer osteoporosis y fracturas óseas en edades más avanzadas.

Quemas calorías
5/10

Quemas calorías

El patinaje es un deporte muy completo en el que trabajan numerosos grupos musculares, por lo que el consumo energético es elevado incluso a ritmos moderados. Cuando ganemos confianza y control, podremos hacer cambios de ritmo durante las salidas, con lo que el consumo calórico aumentará un 30%.

 

Mejoras tu estado de ánimo
6/10

Mejoras tu estado de ánimo

30 minutos de ejercicio aeróbico diario ayudan a mejorar la salud física, pero también la psique. Tendrás más energía, reducirás tu estrés y dormirás mejor. Además, como sucede con la práctica deportiva en general, tu cuerpo liberará endorfinas, las que comúnmente se conocen como “hormonas felices”. Por último, también mejorarás tus niveles de concentración, lo que hace del patinaje una forma ideal de meditar y despejar la mente.

Activa tu circulación sanguínea
7/10

Activa tu circulación sanguínea

Dado que se trata de un ejercicio aeróbico en el que hay un trabajo cardiovascular notable, al bombear el corazón con más fuerza nuestras células se nutren también con mayor frecuencia, lo que genera un aumento de la condición respiratoria. 

Causa menos impacto en las articulaciones
8/10

Causa menos impacto en las articulaciones

A diferencia de lo que ocurre con otras modalidades deportivas, como el ‘running’, el patinaje causa hasta un 50% menos de impacto que correr o trotar.

Incrementa tu coordinación motriz y mejora tu equilibrio
9/10

Incrementa tu coordinación motriz y mejora tu equilibrio

La práctica frecuente del patinaje nos ayuda a ganar confianza a la hora de realizar algunas figuras y giros que requieren de mucha coordinación motriz. Del mismo modo, el patinaje mejora tu equilibrio ya que requiere que mantengas la zona del core activa para estabilizarte y mantenerte en posición vertical.

 

Tiene un importante componente social
10/10

Tiene un importante componente social

El patinaje es una actividad ideal para practicar en compañía, ya sea con amigos, en pareja o incluso con toda la familia. Además, existen muchísimos grupos consolidados de patinaje que también ofrecen clases para aquellos que se acaben de iniciar en la práctica de este deporte. Una opción ideal si buscas conocer gente nueva y hacer amigos.