Mantener el equilibrio es siempre una de las preocupaciones más recurrentes cuando se conoce la paz y la calma. ¿Cómo no perderlas? ¿Cómo mantenerse en ese estado de descanso? ¿Cómo cuidar la desconexión que nos brindan las vacaciones o el fin de semana?

Sin duda no es fácil, a menudo nuestra agenda aprieta, se aprieta a sí misma y nos aprieta a nosotros. Cuando salimos de la rutina comprobamos que hay otra manera de vivir. Un viaje, una semana sin planes, un fin de semana en casa sin salir, pareciera que hay otro yo dentro de nosotros, otra persona, alguien que adora la tranquilidad, que no está acelerada, preocupada o estresada.

 

Alguien que se encuentra en un maravilloso equilibrio: tiene actividad y, ahora, tiene descanso, desconexión.

 

Cuando comprobamos que ese estado existe, que podemos lograrlo, nos preguntamos cómo podemos cuidarlo, cómo evitar que se nos escurra entre los dedos. Sabemos lo fácil que es perderlo, sabemos que llegará el lunes y nos subiremos a esa rueda de hámster, la vida comenzará a correr y nosotros llegaremos exhaustos al siguiente finde, a las siguientes vacaciones, a la siguiente desconexión.

Para mí es fundamental que cada persona aprenda cuál es su punto de equilibrio y se tome el trabajo de saber cómo llegar allí cada vez que lo pierda. Siempre digo que con la motivación el tema no es no perderla, sino saber cómo recuperarla y con esto ocurre algo muy similar: la cuestión no es cómo no perder el equilibrio, éste se perderla una y mil veces, lo verdaderamente útil es saber cómo llegar a él.

Ese punto de equilibrio, conexión y felicidad es lo que yo llamo spiritual mood, nombre de mi página web, ¡imagina lo importante que es para mí! Y, cuando vi que Marie Kondo había hablado de ello, no pude evitar leerla con atención y querer compartir sus tips, aportando mi punto de vista por si pudiera ser de utilidad.

Marie Kondo, autora de La magia del orden, y de otros grandes libros que se ocupan fundamentalmente del bienestar y cómo llegar a él de distintas formas. No seguía a esta gran mujer hasta hace relativamente poco, me crucé con ella en Instagram y encontré su cuenta inspiradora y muy agradable, así que me quedé por allí.

Días después de comenzar a seguirla compartió un post en su blog sobre cómo mantener el equilibrio en días de invierno cuando anochece pronto y tienes la agenda llena, así que me he tomado la libertad de replantear sus tips, no solo para invierno y no solo para cuando tienes la agenda llena, sino para todo momento y, especialmente, para cuando quieres cuidar el equilibrio que tanto trabajo te cuesta alcanzar.

Aquí van, son cinco.

Cocinar en casa
1/5

Cocinar en casa

Marie no solo habla de cocinar en casa, sino también de cocinar simple, recomendación a la que le encuentro mucho sentido, sobre todo desde mi perspectiva –la perspectiva de alguien a quien no le gusta cocinar-.

Cocinar simple implica hacerlo con pocos ingredientes, preparaciones que no sean muy elaboradas y que nos permitan concentrarnos en lo verdaderamente importante, para ella, la conversación con su familia.

Aromaterapia
2/5

Aromaterapia

Para mí la aromaterapia es una costumbre más en el hogar, lo tenemos tan interiorizado que ni siquiera lo llamamos aromaterapia. Hace años mi marido me regaló un humidificador en el que ponemos aceites esenciales de acuerdo a nuestro estado de ánimo o apetencias.

La autora de “La magia del orden” en este caso habla también de velas y del ambiente que se crea con la llama de las mismas.

En este sentido, me permito añadir que una luz tenue, algunas velas encendidas y el olor relajante que más te guste, podrían crear el entorno más adecuado para las recomendaciones que vienen a continuación.

Meditar
3/5

Meditar

Meditar es, sin duda, una de las costumbres más recomendadas a la hora de encontrar y mantener el equilibrio. Ya no solo en entornos dedicados al yoga o en escuelas de mindfulness; está cada vez más extendido en la empresa y entre personas que aparentemente no tendrían ninguna relación con ello.

En su lista de tips, Marie habla de meditar por la mañana para asegurar un buen día y con una duración de unos 20 minutos.

Desde mi punto de vista, cualquier momento es bueno para hacerlo, siempre que lo hagamos. Es mejor meditar 5 minutos en cualquier momento del día, que pretender sentarse en loto 20 minutos por la mañana y que la pereza o las prisas nos lo impidan día tras día.

En este punto te invito leer “Cómo empezar a meditar y por qué”.

Tea time
4/5

Tea time

¿Eres de té o de café? ¿Tomas los dos? ¿Te producen las mismas sensaciones?

Mantener el equilibrio en nuestro día a día podría ser tan fácil como asegurarnos un espacio en mitad de la jornada para tomar una infusión o un café.

Tomarlo lentamente, sin prisa, cuidando que la mente frene junto con el cuerpo, anotando las ideas que aparezcan y visualizando el descanso que te estás ofreciendo.

El fin último de este descanso es que puedas continuar con tu día con el ánimo, la motivación y la calma reiniciadas.

Journaling
5/5

Journaling

Si me sigues en Instagram o me lees desde hace tiempo, seguro que te has dado cuenta de lo que me gusta la escritura. Escribir es terapéutico.

Marie dice que, en su caso, le sirve para ordenar pensamientos, identificar sensaciones y preocupaciones, y aclarar qué problemas puede o no puede controlar.

Es una herramienta muy poderosa de autoconocimiento, increíblemente útil para trabajar el estrés, la adopción de nuevos hábitos, encontrar y trabajar creencias o resistencias, etc.

De hecho, practicar mindfulness y escribir suelen ser mis dos primeras, o únicas, recomendaciones cuando alguien me pregunta cómo conseguir algo relacionado con el desarrollo personal.

Si te interesa el tema, te invito a echarle un vistazo a mis cuadernos de trabajo Spiritual Time I, Spiritual Time II y el Diario Lunar que diseñé para Mukhas Collection.