1. Potente desintoxicante: muchas dietas détox basan sus planes de acción en la ingesta de uva debido a que es rica en potasio que regula los líquidos en el organismo, su nivel bajo de sodio y su contenido en vitamina B que interviene en el metabolismo de las grasas.

2. Para regular el tránsito intestinal: comer uva entera (sin desechar la piel) ayuda a limpiar el intestino y a prevenir el estreñimiento. La uva pasa tiene propiedades laxantes.

3. Para tratar el colesterol: Los fenoles del vino tinto contribuyen a disminuir el colesterol y mejoran la circulación sanguínea, previniendo los infartos de miocardio.

4. Como cosmético: Se trata de uno de los grandes humectantes de la piel y aplicada como mascarilla durante 20 o 30 minutos sobre la piel ayuda a suavizar el aspecto de las arrugas.

5. Como fuente de energía: Por su riqueza en azúcares e hidratos de carbono constituyen una gran fuente de energía natural, que puede venir muy bien para personas que necesitan un aporte de energía extra, como deportistas o estudiantes.