Cambia el chip, haz tuya la máxima 'ríe y el mundo reirá contigo'. Ir por el mundo con una sonrisa, tener siempre una palabra amable en la boca hará del mundo un lugar más agradable. Para el resto, pero también para ti. Hoy nos hemos propuesto convencerte de las ventajas de ser amable a ver si cuando nos crucemos contigo recibimos tu alegría.

Ser amable?

1. Mejora el sistema inmune. Las investigaciones demuestran que ser amable con los demás tiene beneficios físicos y mentales profundos y mesurables. En un estudio llevado a cabo en Estados Unidos se administró el virus del catarro común a los participantes y se detectó que las personas más positivas tenían menos riesgo de contraer resfriados. La amabilidad propicia la regulación del sistema inmunológico.

2. Mejora la tensión arterial. También son muchos los estudios que avalan esta teoría. La universidad de Stanford con pacientes que habían sufrido infartos demostró que emociones negativas como la rabia o el enfado restan eficacia al bombeo del corazón.

3. Mantiene a raya la ansiedad. Ser amable propicia la segregación de endorfinas, básica para atenuar la ansiedad y proporcionarnos placer.

4. Limpia tu mirada. La amabilidad es la mejor gafa que puedes usar para mirar al mundo, ayuda a percibir a los demás de una forma más positiva y hará que te sientas más útil.

5. Es un arma de seducción masiva. Regalar sonrisas, saber hacer reír, proyectar optimismo poder ser un imán para los demás y a su vez, amentarnos la confianza y la autoestimo.

¿Te hemos convencido?

Descubre más sobre los beneficios de ser amable en el número de febrero de la revista Objetivo Bienestar.