1. Entorno verde
Si has creado un jardín interior o tienes plantas en tu hogar. Valoralas y protégelas de emisiones nocivas. Una casa sana será un buen seguro de vida para ellas y para ti. Y para regar tu jardín, no olvides proteger ese bien tan preciado que es el agua: mejor si te sirves de un aljibe -un tipo de depósito para almacenar agua- y aprovechas la lluvia.

 

 

2. Repara los grifos
Tanto si están rotos como si no los cerramos por completo pueden gotear durante todo el día. Arreglar un grifo que gotea es un gesto fundamental que nos ayudará a ahorrar muchísima agua. Recuerda: una gota por segundo son 30 litros al día, cerrar el grifo es sólo uno de los trucos que te ayudarán ahorrar dinero en tu día a día. 
 

 

 

3. Aislar con madera
El aislamiento térmico del hogar no solo puede resolverse a base de elementos tóxicos. Ander Echebarría, de BioReformarte, aconseja aislar las ventanas hacia el exterior con sistemas de sate (plancha de aislamiento de productos ecológicos) como la fibra de madera. No solo favorecerás la eliminación de la huella ecológica propia del PVC o el aluminio, sino que te beneficiarás de un gran confort por la gran eficiencia de la madera como aislante. La calefacción y el aire acondicionado se volverán más prescindibles y tu bolsillo saldrá beneficiado.

4. Consume menos energía
Para contribuir a la bajada de consumo energético, el mejor aliado puede ser un sistema de ventilación con recuperador de calor. Se trata de tubos extraplanos de fácil colocación, y apenas visibles, que favorecen la entrada de aire exterior a todas las habitaciones y que extraen el aire viciado de los cuartos húmedos (cocina y baño).

Si quieres tener una vivienda ecológica y eficiente, toma nota de estos gestos "eco" que te ayudarán a reducir el consumo de tus electrodomésticos.